'Los asesinatos de Alcásser': cómo tres chicas adolescentes encontraron un final espantoso mientras hacían autostop en un club nocturno

Eran tres chicas adolescentes típicas a las que les encantaba socializar con amigos, pero cuando no pudieron encontrar un aventón a un club de baile popular, las adolescentes cometieron un error fatal que les costaría la vida.

La desaparición de noviembre de 1992 deMiriam García Iborra,Antonia 'Toñi' Gómez RodríguezyDesirée Hernández Folch, cautivó a España y se ganó el caso de una cobertura sin precedentes en la televisión mientras el público observaba cómo los testigos se presentaban y las familias lloraban en vivo por las ondas de radio.



Casi tres décadas después, las preguntas sobre cómo murieron los tres adolescentes continúan y el sospechoso principal en el caso continúa evadiendo a las autoridades.



celebridades que solían ser strippers

Desapareció en la noche

En la noche del 13 de noviembre de 1992, Miriam, 14, Toñi, 15 y Desirée, 14, residentes de Alcásser, en las afueras de Valencia, querían ir al popular club nocturno Coolor en las cercanías de Picassent y buscaban desesperadamente una manera de hacerlo. para llegar allí, de acuerdo con el Serie documental de Netflix 'Los asesinatos de Alcásser'.

“Esa noche estaba con mi madre cuando sonó el teléfono. Mi hermana le preguntó a mi padre si podía llevarlos al club nocturno de Picassent. Y mi madre le dijo que no porque mi padre estaba enfermo. Tenía fiebre. No podía levantarse de la cama. Así que deberían olvidarse de ir a Coolor ', dijo el hermano de Miriam, MartInorteGarcía dijo en la serie.



Pero los adolescentes no se olvidaron de ir a Coolor y, en cambio, decidieron que harían autostop al club. Una pareja recogió a los tres adolescentes y los dejó en una gasolinera en el camino. Un amigo los verá alejándose de la gasolinera poco tiempo después.

“E iban caminando hacia el centro del pueblo”, diría más tarde su amigo José A. Cano en un clip de noticias. “De todos modos, cuando me vieron, se detuvieron a saludarme y siguieron caminando”.

Más tarde, otra mujer le diría a las autoridades que vio a los adolescentes entrar en un automóvil blanco con al menos dos hombres adentro, pero los tres adolescentes nunca volverían a ser vistos con vida.



Comienza la búsqueda

A medida que avanzaba la noche, las familias de las jóvenes empezaron a preocuparse cuando no volvían a casa a la hora habitual.

La hermana de Toñi, Luisa Gómez, recordó que había salido del trabajo alrededor de las 8:30 p.m. esa noche.

'Y llegué a casa y ella no estaba. Lo cual era bastante normal ”, recordó más tarde. “Pero a las 9 p.m. ella solía estar ya en casa. Y a las 10 de la noche empezamos a preocuparnos ”.

La familia de Miriam también estaba cada vez más preocupada y su padre Fernando García salió a buscar a las niñas desaparecidas.

“Nadie sabía nada. Nadie había visto a las chicas ”, dijo en la serie. ”Fui a la discoteca Coolor en Picassent. De regreso, pasé por la comisaría de la Guardia Civil para decirles que mi hija había desaparecido. El sargento me dijo que aún eran las 11 de la noche. y tal vez fue solo la tontería de algunos niños pequeños. Hasta que hubieran pasado 24 horas, no podría denunciar su desaparición '.

Pero al día siguiente, las autoridades también estaban preocupadas.

Sié Manuel Alcayna, ex teniente de alcalde de Alcásser, dijo que organizaron una partida de búsqueda con 12 vehículos y comenzaron a distribuir folletos de personas desaparecidas por toda la Comunidad Valenciana.

'Lo que teníamos que hacer era dejar muy claro que las chicas no se habían ido voluntariamente', dijo.

Cuando la policía comenzó a registrar el área y los edificios abandonados, Fernando García se dirigió a los medios de comunicación y rápidamente se ganó el caso niveles de cobertura sin precedentes.

La desaparición infundió miedo a otros adolescentes de la zona.

“Durante ese tiempo, todos los de esa edad hicieron lo mismo. Hicimos autostop para llegar a la discoteca de La Alcuida ”, dijo Placer Forés. 'Desde ese día, no más'.

Mientras que algunos se preguntaban si las chicas simplemente se habían escapado, varias señales apuntaban en contra de esa teoría. Desirée había preparado una bolsa de deporte para ir a patinar a la mañana siguiente. Miriam dejó una hucha con alrededor de 20.000 pesetas y Toñi le había dedicado una canción en la radio a una amiga a la que pensaba encontrarse al día siguiente.

'Son chicas muy tranquilas y no creo que se hayan escapado solas', dijo una amiga en un viejo clip de noticias que se reproduce en la serie documental.

donde ver bgc gratis

Se descubren los cuerpos

El destino del adolescente se descubriría el 27 de enero de 1993 después de que dos apicultores tropezaran con un brazo que sobresalía del suelo en una zona rural de La Romana, Catadau, y llamaran a la policía.

“Era específicamente un reloj que sobresalía del suelo. Y se podían ver los huesos del antebrazo sobresaliendo. Faltaba la mano ”, dijo Alfonso Cabrera, de la Guardia Civil, sobre el hallazgo.

Las autoridades excavaron el área y encontraron tres cuerpos, luego identificados como los adolescentes desaparecidos. Las niñas habían sido secuestradas, violadas y torturadas, con una de lasLos pezones de Desirée fueron arrancados, antes de que al menos dos recibieran un disparo en la cabeza.

Cerca de los cuerpos, las autoridades también encontraron otros artículos, como un guante, binoculares, tres cinturones y prendas de vestir.

José Miguel Hidalgo, capitán de la UCO, dijo que las autoridades también encontraron papeles esparcidos entre las zarzas, incluido un formulario de alguien que había sido atendido en el Hospital La Fe de Valencia por una enfermedad venérea.

Surgen los sospechosos

Los documentos llevaron a las fuerzas del orden a Enrique Anglés, y ese día arrestaron a Anglés y a varias personas más en su apartamento, incluido Miguel Ricart, a quien a menudo se conocía como 'La Rubia'.

“Enrique Anglés cuando lo interrogaron aquí por primera vez, dijo que mató a las niñas. Porque estaba en la discoteca y no querían bailar con él ”, dijo en la serie Juan Pérez, capitán del grupo de información de la Guardia Civil.

Pero las autoridades pronto se dieron cuenta de que su historia no cuadraba: Enrique Anglés parecía ser lento mentalmente y su familia dijo que era esquizofrénico. La policía comenzó a centrar su atención en lugar del hermano de Enrique, Antonio Anglés Martins, quien según las autoridades había tomado prestados los documentos de seguridad social de su hermano.

Su propia familia describió a Antonio Anglés como un hombre muy violento.

'No, no pensé que pudiera sentir empatía por la gente', dijo su hermana Kelly Anglés. “Tenía mucho frío. Todos le teníamos miedo '.

Pero Antonio Anglés desaparecería pronto, y aún permanece en la lista de los más buscados de España, décadas después de que se cometieron los crímenes.

Con Anglés en el viento, las autoridades se centraron en Ricart, a quien se veía a menudo con Antonio.

Según Hidalgo, durante un interrogatorio, Ricart se colocó en la escena del crimen y nombró a Antonio como el culpable de los asesinatos.

Ricart haría una serie de declaraciones sobre lo que dijo que ocurrió esa noche. En una cuarta declaración que hizo en marzo de ese año, Ricart dijo que la pareja había recogido a los tres adolescentes mientras hacían autostop.

“Cuando las chicas se dieron cuenta de que pasaban por la discoteca y no paraban, empezaron a quejarse y el declarante [Ricart] le dijo a Antonio que se diera la vuelta y las dejara ahí. Pero este último lo abofeteó dos veces en la nuca y dijo que en el auto él estaba a cargo ”, dice el comunicado.

Según la declaración, Ricart y Antonio llevaron a los adolescentes a una cabaña en Llombai, donde ataron a las niñas y agredieron sexualmente a dos de las niñas en un colchón dejado en la cabaña. Después de irse a buscar unos bocadillos, la pareja regresó y Antonio agredió sexualmente al tercer adolescente.

Al día siguiente, llevaron a los adolescentes de regreso al auto, pero Ricart dijo que Antonio los volvió a atar.

“Antonio sacó el arma. Lo montó y apretó el gatillo, pero no hubo disparo. Entonces, lo volvió a ensamblar y el cartucho que no había disparado antes cayó al suelo. Luego disparó tres veces. Uno para cada niña. Ahora que estaban muertos, Antonio colocó la alfombra en el fondo del pozo y arrojó dentro un cuerpo tras otro. Escondió la pila de cuerpos con el resto de la alfombra y luego arrojó tierra encima ”, dice la declaración.

¿Se rompieron el hielo y el coco?

Ricart luego negaría su participación en los crímenes y dijo que la declaración se hizo después de haber sido golpeado y coaccionado por las autoridades.

El padre de Miriam, FernandoGarcía también dudaría de la versión de las autoridades del crimen que califica a Ricart como 'solo un peón'. Comenzó su propia investigación, que cree que mostró evidencia de que las niñas pueden haber sido asesinadas y torturadas por funcionarios de alto rango que secuestraron a las niñas para su propio placer.

Pero el tribunal no estuvo de acuerdo y sentenció a Ricart a 170 años de prisión por su papel en los asesinatos. Posteriormente fue puesto en libertad en 2013. Antonio Anglés nunca ha sido encontrado por las autoridades españolas.

Entradas Populares