Jack Edward Alderman la enciclopedia de los asesinos

F


planes y entusiasmo para seguir expandiéndose y hacer de Murderpedia un sitio mejor, pero realmente
Necesito tu ayuda para esto. Muchas gracias por adelantado.

Jack Edward ALDERMAN

Clasificación: Asesino
Características: Parricidio - Intento de cobrar el dinero del seguro.
Número de víctimas: 1
Fecha del asesinato: 21 de septiembre, 1974
Fecha de nacimiento: 29 de mayo, 1951
Perfil de la víctima: h es su esposa Barbara Alderman, 20
Método de asesinato: Ahogo
Ubicación: Condado de Chatham, Georgia, EE.UU.
Estado: Ejecutado mediante inyección letal en Georgia el 16 de septiembre de 2008

caso de fondo

un caso de inocencia

testimonios de amor y odio


Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos
Para el Undécimo Circuito

opinión 04-14595


Resumen:

Junto con un cómplice, Alderman golpeó a su esposa Barbara Alderman con una llave inglesa, luego la estranguló y la puso bajo el agua en una bañera para asegurarse de que estaba muerta. Luego, los hombres visitaron dos bares de Savannah antes de arrojar su cuerpo en un arroyo cerca de la casa de su familia en Rincón. El motivo del asesinato fue el dinero del seguro de vida de una póliza proporcionada por su empleador, la ciudad de Savannah.





Después de 33 años, se creía que Alderman era el preso condenado a muerte que llevaba más tiempo en prisión en el país. Su condena y sentencia de muerte fueron anuladas por un tribunal federal de apelaciones, pero fueron reinstauradas después de un segundo juicio en 1984. El cómplice, John Arthur Brown, que testificó contra Alderman en el juicio, fue originalmente sentenciado a cadena perpetua, pero quedó en libertad condicional en 1987 y se suicidó. en 2000, cuando la policía intentó arrestarlo por cargos de abuso de menores.

Citas:

Alderman v. State, 241 Ga. 496, 245 S.E.2d 642 (1978), cert. denegado, 439 U.S. 99 (1978) (Apelación directa).
Concejal contra Austin, 663 F.2d 558 (5º Cir. 1981).
Alderman contra Austin, 695 F.2d 124 (5th Cir. 1983) (invertido).
Alderman v. State, 254 Ga. 206, 324 S.E.2d 68 (1985). (Apelación directa).
Alderman contra Zant, 22 F.3d 1541 (11.º Cir. 1994) (Habeas).
Concejal contra Terry, 468 F.3d 775 (11th Cir. 2006).





Comida final:

Alderman no hizo una solicitud especial para la última comida. En cambio, a las 4 p.m. El martes le dieron la comida habitual en la prisión: pescado al horno, guisantes, ensalada de repollo, zanahorias, sémola de queso, pan, jugo de frutas y pastel de chocolate.



Ultimas palabras:

Rechazado.



ClarkProsecutor.org


Departamento Correccional de Georgia



Concejal, Jack Edward
ID de GDC: 0000385463
Fecha de nacimiento: 1951
RAZA: BLANCA
GÉNERO MASCULINO
ALTURA: 6' 07'
PESO: 162
COLOR DE OJOS: MARRÓN
COLOR DE PELO: NEGRO
INSTITUCIÓN MÁS RECIENTE: GA DIAG & CLASS PRIS-PERM
CASO NÚMERO: 117244
DELITO: ASESINATO
CONDADO DE CONVICCIÓN: CONDADO DE CHATHAM
FECHA DE COMISIÓN DEL CRIMEN: 21/09/74

Atlanta – Departamento Correccional de Georgia
James E. Donald, Comisionado

Se fija fecha de ejecución para el asesino del condado de Chatham

Jack Alderman será ejecutado el martes 16 de septiembre de 2008

Atlanta – El Tribunal Superior del condado de Chatham ordenó la ejecución del asesino convicto Jack Alderman. El Tribunal ordenó al Departamento llevar a cabo la ejecución entre el 16 de septiembre y finalizar siete días después, el 23 de septiembre de 2008. La ejecución está programada para llevarse a cabo en la Prisión de Clasificación y Diagnóstico de Georgia en Jackson a las 7:00 p.m. el martes 16 de septiembre.

Alderman fue condenado a muerte en 1984 por el asesinato de su esposa. Si es ejecutado, será el vigésimo recluso ejecutado mediante inyección letal.

Los medios interesados ​​en una fotografía de Alderman y una lista de sus crímenes pueden visitar el sitio web del Departamento Correccional (www.dcor.state.ga.us). En el menú principal, mire a la derecha y haga clic en 'consulta de recluso'. Un reconocimiento de la exención de responsabilidad permitirá el acceso a la página de 'consulta de infractor'. Para recuperar una foto e información, ingrese el número de identificación de GDC 385463.

El Departamento Correccional es el quinto sistema penitenciario más grande de los Estados Unidos y es responsable de supervisar a casi 60.000 prisioneros estatales y 140.000 en libertad condicional. Es la agencia policial más grande del estado con casi 15.000 empleados.


Fiscal General de Georgia

AVISO DE PRENSA
Jueves 4 de octubre de 2007

El Fiscal General Baker anuncia la fecha de ejecución de Jack E. Alderman

El Fiscal General de Georgia, Thurbert E. Baker, ofrece la siguiente información en el caso contra Jack E. Alderman, cuya ejecución está prevista actualmente durante el período de ejecución que comienza al mediodía del 19 de octubre de 2007 y finaliza al mediodía del 26 de octubre de 2007.

Ejecución programada

El 3 de octubre de 2007, el Tribunal Superior del condado de Chatham presentó una orden estableciendo que el plazo de siete días en el que podría ocurrir la ejecución de Jack Alderman comenzaría al mediodía del 19 de octubre de 2007 y terminaría siete días después, al mediodía del mismo mes de octubre. 26 de 2007. El Comisionado del Departamento Correccional aún no ha fijado la fecha y hora específicas para la ejecución. Alderman ha concluido su proceso de apelación directa y su proceso de hábeas corpus estatal y federal.

Los crímenes del concejal

Alderman y su esposa, la víctima, vivían juntos en Chatham City Apartments en Garden City, condado de Chatham, Georgia. (T. 1207).[1] Alderman trabajaba como subgerente en un supermercado Piggly-Wiggly local y la víctima trabajaba en la Oficina del Tasador de Impuestos de la ciudad de Savannah. (T. 1190, 1196, 1197, 1206).

A través de su empleo en la ciudad de Savannah, la víctima tenía una póliza de seguro de vida de ,000, con una cláusula que preveía el pago de beneficios dobles en caso de muerte accidental de la víctima. (T. 663-664). Alderman estaba al tanto de esta póliza de seguro sobre la vida de su esposa. (T. 1188-1189). La víctima también tenía otra póliza de seguro, por un monto de ,000, nombrando a la madre de la víctima como beneficiaria de esta póliza. (T. 1156-1161).

Alderman conoció a John Arthur Brown cuando tanto Alderman como Brown trabajaban en el Departamento de Mantenimiento de Vehículos de la ciudad de Savannah. (T. 1198, 1318). Según Alderman, él y Brown no eran amigos cercanos, pero de vez en cuando iban a tomar una cerveza y jugaban al billar juntos. (T. 1199). Después de que Alderman dejó el trabajo en la ciudad de Savannah, él y Brown continuaron su relación y se vieron aproximadamente cada dos o tres semanas. (T. 1205-1206).

El jueves 19 de septiembre de 1974, Brown testificó que Alderman llamó a Brown y le pidió que fuera al supermercado Piggly-Wiggly. (T.751). Durante esta visita, Brown testificó que Alderman le pidió a Brown que matara a la víctima y le ofreció a Brown la mitad de los ingresos del seguro que Alderman recibiría tras la muerte de la víctima. (T.752). Brown, afirmando no tomar en serio a Alderman, aceptó la propuesta. (T.752). Posteriormente, Brown explicó a la policía y testificó que la razón por la que Alderman deseaba asesinar a la víctima era recibir el producto del seguro por la muerte de la víctima y evitar que la víctima buscara un divorcio y un acuerdo financiero favorable con Alderman. (T.752, 839, 840, 926, 1162-1165).

Más tarde ese jueves, Brown tomó prestada la motocicleta de Alderman y estuvo involucrado en un accidente mientras viajaba con Sally Wiess. (T.753-754, 1104-1105, 1216). Posteriormente, Brown reparó la motocicleta y se la devolvió a Alderman el jueves por la noche. (T. 754-755, 841, 1216). A pesar de su enojo por los daños a la motocicleta, Brown testificó que Alderman aún solicitó la ayuda de Brown para asesinar a la víctima. (T. 755, 846). Luego, Brown le pidió a la víctima que lo llevara a su casa en Bloomingdale y testificó que Alderman se enojó más tarde con Brown por no haber matado a la víctima en este viaje. (T.757).

El sábado 21 de septiembre de 1974, Brown testificó que Alderman lo llamó y le pidió que fuera al departamento de Alderman. (T. 757, 863). Cuando Brown llegó al apartamento aproximadamente a las 5:30 o 6:00 p. m., Alderman le entregó una llave inglesa y le indicó que fuera al dormitorio y golpeara a la víctima. (T. 758, 867-868). Luego, Alderman simuló que Brown salía del apartamento, entró en el dormitorio con la víctima y luego regresó, fingiendo que Brown había regresado al apartamento. (T. 759, 871). Luego, Alderman y Brown comenzaron a reproducir discos en el estéreo, y Alderman fue y despertó a la víctima para que limpiara los desechos del perro de Alderman en el comedor. (T. 759, 873). Después de que Brown no atacó a la víctima mientras ella limpiaba la alfombra, Alderman se enojó y amenazó a Brown. (T. 760, 877).

Posteriormente, Brown golpeó a la víctima en la nuca con la llave inglesa. La víctima gritó a Brown que no volviera a golpearla y corrió hacia la sala. (T.760-761, 890-891). Luego, Alderman abordó a la víctima en la sala de estar y le tapó la nariz y la boca con las manos en un intento de asfixiarla. (T.761-762, 893-894). Brown también intentó estrangular a la víctima. (T.762, 894-895). Cuando la víctima quedó inconsciente, Brown testificó que le dijo a Alderman que la víctima estaba muerta, pero Alderman afirmó que quería asegurarse. (T.762-763, 895).

Luego, Alderman y Brown llevaron a la víctima al baño y la colocaron en la bañera. (T.763, 896-898). Cuando Alderman comenzó a dejar correr agua en la bañera, Brown regresó a la sala y al comedor para limpiar la sangre de la alfombra. (T. 763-764, 898). Luego, Alderman se unió a Brown e intentó limpiar la alfombra con champú para alfombras. (T.763, 898-899). Después de esto, ambos hombres se cambiaron de ropa. (T.764-765, 899-900). Luego, ambos hombres entraron al baño y Brown abrió la cortina de la ducha para ver a la víctima acostada boca arriba en la bañera, con el agua cubriendo su cuerpo. (T.765). Luego, Alderman y Brown abandonaron el apartamento y fueron primero al supermercado Piggly-Wiggly aproximadamente entre las 6:00 y las 6:30 p. m., donde Alderman pidió prestados 0, y luego fueron a dos bares de Savannah, el Joey Dee's Bayshore Lounge y el Waving Girl Lounge. (T.767-768, 900-908). En algún momento de la noche, Alderman le dio a Brown 100 dólares. (T.765-766, 900).

Aproximadamente a las 10:00 p. m., Alderman y Brown regresaron al apartamento de Alderman, donde sacaron el cuerpo de la víctima de la bañera y lo envolvieron en una colcha verde. (T.769, 910-911). Luego, ambos hombres colocaron el cuerpo de la víctima en el maletero del Pontiac LeMans 1974 de Alderman. (T.769-770, 911, 1342). Brown, conduciendo el automóvil, siguió a Alderman en la motocicleta del Alderman hasta Rincón y Dasher’s Creek. (T.771, 912). Una vez en el arroyo, ambos hombres sacaron el cuerpo de la víctima del maletero del auto y lo colocaron en el asiento del conductor. (T.771, 914, 916). Dejando el motor y las luces encendidas, y la transmisión del auto en marcha, según las instrucciones de Alderman, Brown metió la mano por la ventana del auto, soltó el freno de emergencia y envió el auto al arroyo. (T.772, 914-917). Después de que el auto no llegó hasta el arroyo, Alderman le ordenó a Brown que abriera la puerta del auto y dejara que el cuerpo de la víctima cayera hasta la mitad del auto. (T.772, 918). Según Brown, el propósito de todas estas acciones era hacer que la muerte de la víctima pareciera un accidente. (T.920).

Después de quitar la colcha verde y la alfombrilla de goma del maletero del automóvil, ambos hombres abandonaron la escena en la motocicleta de Alderman, con Brown conduciendo el vehículo. (T.772-774, 921-922). En el camino a deshacerse de la colcha y el tapete en un vertedero junto a la autopista 21, Brown testificó que pasaron junto a un automóvil en Wisenbaker Road. (T.774-775). Luego, ambos hombres regresaron al Joey Dee's Lounge en Savannah y luego fueron al establecimiento de Johnny Ganem a comer. (T. 775-776, 925).

Ronnie Cowart testificó que pasó por Dasher's Creek en su camino a Rincón aproximadamente a las 10:05 p.m. el 21 de septiembre de 1974 y no vio nada en el arroyo. (T. 508-509). Cowart, cuya casa está a media milla del arroyo, testificó que aproximadamente a las 10:15 p.m. Esa noche escuchó un automóvil y una motocicleta pasar por Baker Hill Road y luego girar hacia la autopista 131 (T. 510-511). Según Cowart, era inusual escuchar una motocicleta a esa hora de la noche. (T.517).

Randy Hodges y Terry Callahan regresaban a casa por Baker Hill Road y la autopista 131 aproximadamente a las 11:00 p.m. en la tarde del 21 de septiembre de 1974. (T. 524, 542). Mientras estaban en Baker Hill Road, los hombres se encontraron con una motocicleta que venía en dirección opuesta, con un objeto de color claro ondeando al viento al pasar. (T. 525, 542-44). Después de que los hombres giraron hacia la autopista 131 y se acercaron a Dasher's Creek, notaron un automóvil en el arroyo. (T. 528, 544). Hodges saltó, vio que había una mujer en el auto y notó que las luces del auto y el ventilador interior todavía estaban encendidos y que la transmisión del auto estaba en neutral. (T. 529, 545). El cuerpo de la víctima yacía medio fuera del auto, boca arriba en el agua. (T.529). Hodges notó manchas de sangre en el asiento del coche. (T.531). Al mismo tiempo, Callahan fue a la casa de Lamar Rahn para pedir ayuda. (T. 531, 545). Ambos hombres notaron huellas de motocicletas aproximadamente a 25 a 30 pies del automóvil y también vieron señales de un soporte de motocicleta. (T. 532, 546-547). Carol Riner Jones también llegó a Dasher’s Creek aproximadamente a las 11:00 p.m. en la tarde del 21 de septiembre de 1974. (T. 556). También notó que el auto estaba en punto muerto y que las luces del aire acondicionado todavía estaban encendidas. (T.557).

El sheriff del condado de Effingham, Lloyd Fulcher, fue convocado al lugar de los hechos en Dasher's Creek. (T. 560-561). El sheriff Fulcher encontró el auto de la víctima en el agua adyacente al puente, con las luces del auto y el ventilador del aire acondicionado encendidos. (T.561). No hubo daños físicos aparentes en el auto. Identificación. El cuerpo de la víctima fue sacado del automóvil y trasladado a un hospital, donde más tarde se notó una laceración en la base del cráneo. (T.562). El sheriff Fulcher también observó que no había marcas de derrape del automóvil y que eran evidentes huellas de motocicletas en el área. (T.571). El sheriff también notó manchas de sangre en el asiento del automóvil y que la cubierta de cartón del maletero había sido retirada. (T.574).

El oficial de policía de Garden City, J. D. Crosby, a petición del sheriff Fulcher, fue al apartamento de Alderman aproximadamente entre las 12:00 y las 12:15 a. m. del 22 de septiembre de 1974 (T. 591). El apartamento estaba cerrado. Identificación. El oficial Crosby regresó al apartamento aproximadamente a las 2:30 a. m. y encontró a Alderman allí con una mujer blanca. (T.592). El oficial informó a Alderman que la víctima había estado involucrada en un accidente de tránsito y Alderman no mostró ninguna reacción. (T. 592-593). Luego se le pidió a Alderman que acompañara a las autoridades del condado de Effingham al hospital. (T.597).

El agente de la Oficina de Investigaciones de Georgia, H. H. Keadle, fue al hospital del condado de Effingham el 21 de septiembre de 1974 (T. 612). Su observación del cuerpo de la víctima mostró un desgarro en la piel en la base de la cabeza de la víctima y material sangriento alrededor de la nariz y la boca de la víctima. Identificación. Cuando Alderman llegó al hospital aproximadamente a las 4:15 a. m. del 22 de septiembre, estaba acompañado por una mujer blanca, la Sra. Gerlinda Carmak. (T.613-615). Después de que tanto el agente Keadle como el sheriff Fulcher notaron una mancha roja/marrón en el asiento y la entrepierna de los pantalones de Alderman, así como en el cinturón blanco de Alderman, le quitaron la ropa. (T. 573, 616-617, 1303-1304).

Una investigación más exhaustiva llevó al agente Keadle a John Brown, quien finalmente dio una declaración incriminándose tanto a él como a Alderman. (T.623-625, 952-953). La investigación del agente Keadle también confirmó que había manchas de sangre en el asiento del conductor del auto de Alderman, que la palanca de cambios del auto había estado en neutral y que las luces estaban encendidas en el auto. (T.636-637). No se observaron abolladuras extremas ni piezas dañadas en ninguna parte del automóvil. (T.638). El agente Keadle también observó las marcas de motocicleta en el lugar donde se encontró el automóvil. (T.639). El agente Keadle recuperó una parte manchada de una alfombra verde, que la madre de la víctima había retirado del apartamento de Alderman, así como el casco de motocicleta de Alderman. (T.620, 608-609, 639).

El padre de Alderman, Jack Alderman, Sr., sacó una llave inglesa del apartamento de Alderman el 30 de septiembre de 1974 y se la entregó al jefe Curtis Thompson del Departamento de Policía de Garden City. (T. 599-602). El jefe Thompson también fue responsable de transportar a Brown de regreso a Garden City desde Statesboro, durante el cual Brown hizo una serie de declaraciones incriminatorias. (T.604, 948-951). La seróloga forense Elizabeth Quarles, del Laboratorio Criminalístico del Estado de Georgia, examinó la sangre encontrada en la ropa de Alderman. (T.651, 655). La sangre, tipo A, subtipo M, coincidía con la sangre de la víctima. (T.653, 656-657). Un examen del automóvil de la víctima reveló una huella de la palma y cuatro huellas dactilares, que se estipuló que eran de Alderman. (T.627). Las huellas dactilares de Brown no se encontraron en el coche. (T.645).

El Dr. Charles Sullenger realizó la autopsia a la víctima. (T.674). El Dr. Sullenger descubrió una laceración en la parte posterior de la cabeza de la víctima, que fue infligida por un instrumento relativamente contundente. (T.678, 683). El Dr. Sullenger también observó líquido en los pulmones de la víctima, que determinó que había ingresado a los pulmones mientras la víctima aún respiraba. (T.687-689). El médico no encontró evidencia de anomalías en el corazón de la víctima, ni rasguños en los antebrazos ni evidencia de estrangulamiento. (T.688, 706).

Según el Dr. Sullenger, la víctima murió por asfixia por ahogamiento. (T.690). El médico también concluyó que el golpe en la cabeza de la víctima no se produjo como resultado de un accidente automovilístico y que no había suficiente sangre presente en el automóvil para siquiera establecer que el golpe en la cabeza se había producido en el automóvil. (T.706, 726). El Dr. Sullenger testificó que parecía que la víctima había sido golpeada en la cabeza en otro lugar, luego colocada en el automóvil y luego conducida al arroyo. (T.729). La Dra. Sandra Conradi, patóloga forense empleada por la Universidad de Carolina del Sur, testificó en nombre de Alderman y en refutación del informe de la autopsia del Dr. Sullenger. (T.966, 971). La opinión de la Dra. Conradi, basada en su revisión de partes de la transcripción del juicio, el informe de la autopsia y otros documentos, sugirió varias formas en las que el informe de la autopsia podría haber sido más completo. (T.971-976).

Alderman testificó en su propio nombre, negando completamente la historia contada por Brown. (T. 1215-1216, 1309, 1346, 1344). En cambio, Alderman testificó que después de una discusión, tanto él como la víctima abandonaron el apartamento por separado la noche del sábado 21 de septiembre de 1974 (T. 1273, 1275, 1332, 1334). Alderman testificó que tomó un autobús a Savannah, Georgia, y luego pasó un tiempo en el Bayshore Lounge y el Waving Girl Bar. (T. 1277-1281). Después de ver a Brown y a otras personas en estos bares, Alderman testificó que tomó un taxi de regreso a su apartamento y llegó aproximadamente a las 10:00 p.m. (T. 1282-1283).

Como la víctima no había regresado al apartamento, Alderman testificó que decidió ir a Rincón a ver a la víctima a casa de su abuela. (T. 1284-1286, 1335). Alderman testificó que mientras se dirigía a Rincón en su motocicleta, observó su automóvil fuera del puente en Dasher’s Creek. (T. 1286, 1321, 1290). Alderman detuvo su motocicleta y bajó hasta el auto parcialmente sumergido donde vio a la víctima. (T. 1290-1291). Las luces traseras y las luces interiores del auto estaban encendidas, y la puerta del auto estaba abierta con la víctima colgando fuera del auto, con la cara sumergida en el agua. (T. 1290-1292, 1336).

Alderman dijo que se agachó y sacó la cabeza de la víctima del agua y la colocó en su regazo. (T. 1292, 1336). Al escuchar un ruido, Alderman testificó que de repente tuvo miedo y huyó de la escena. (T. 1294-95). Olvidando que había encontrado el cuerpo de su esposa, Alderman dijo que luego condujo hasta Savannah, donde regresó al Bayshore Lounge y luego fue a Johnny Ganem's a desayunar con amigos. (T. 1296-1298, 1313, 1320). Luego, Alderman le ofreció a Gerlinda Carmak llevarla a casa y se detuvieron en su departamento en el camino para que Alderman consiguiera una chaqueta. (T. 1299-1301). En ese momento, según Alderman, la policía lo llevó al condado de Effingham y al hospital donde identificó el cuerpo de su esposa. (T. 1300-1302).

El testimonio del Dr. Herbert Smith se presentó en el juicio para confirmar que Alderman había quedado tan conmocionado al encontrar el cuerpo de su esposa que abandonó la escena y se olvidó de la muerte de la víctima. (T. 1035-1052). Además, se presentó el testimonio de varios otros testigos para corroborar partes del testimonio de Alderman. (T.880-885, 1061-1067, 1090-1096, 1100-1108, 1115-1126). También se presentaron varios testigos de carácter en nombre de Alderman. (T.885-888, 1068-1090, 1126-1161).

Finalmente, se presentó el testimonio de Andrew J. Ryan, III, el fiscal adjunto que procesó a Alderman en el primer juicio. (T. 1024-1034). El Sr. Ryan testificó que no se le hizo ninguna promesa de beneficio alguno a John Brown para obtener el testimonio de Brown. (T. 1031-1033). Como el propio Brown había señalado, no sólo no hubo acuerdo para su testimonio, sino que posteriormente Brown fue declarado culpable de asesinato y condenado a muerte. (T. 933-936).

El juicio original y el procedimiento de apelación (1974-1983)

Alderman fue condenado originalmente en el Tribunal Superior del condado de Chatham por el asesinato de su esposa en 1974. Alderman fue condenado a muerte por este delito y la Corte Suprema de Georgia confirmó su condena y sentencia de muerte en Alderman v. State, 241 Ga. 496, 245 S.E.2d 642 (1978), cert. denegado, 439 U.S. 99 (1978), r’hrg denegado, 439 U.S. 1132 (1979).

Luego, Alderman impugnó su condena y sentencia de muerte presentando una petición de hábeas corpus estatal. El 4 de junio de 1979 el tribunal estatal de hábeas corpus celebró una audiencia y en esa misma fecha negó la solicitud de hábeas corpus. La Corte Suprema de Georgia le negó a Alderman un certificado de causa probable para apelar. La Corte Suprema de los Estados Unidos denegó una petición de auto de certiorari en Alderman v. Balkcom, 444 U.S. 1103 (1980), r’hrg denegado, 445 U.S. 973 (1980).

Luego, Alderman presentó una solicitud de recurso de hábeas corpus federal en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, y se concedió el recurso de hábeas corpus federal tanto para su condena como para su sentencia. Concejal contra Austin, 498 F. Supp. 1134 (SD GA. 1980). En la apelación, el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito de los Estados Unidos confirmó la concesión de reparación en cuanto a la pena de muerte de Alderman, pero revocó la concesión de reparación en cuanto a su condena. Alderman contra Austin, 663 F.2d 558 (5th Cir. Unit B 1981); Alderman contra Austin, 695 F.2d 124 (5th Cir. Unit B 1983) (en pleno).

El juicio de nueva sentencia (1984)

El juicio de nueva sentencia de Alderman se llevó a cabo del 26 al 31 de marzo de 1984 en el Tribunal Superior del condado de Chatham, Georgia. El 1 de abril de 1984, Alderman fue nuevamente condenado a muerte.

La apelación directa (1985)

La Corte Suprema de Georgia confirmó la sentencia de muerte recién impuesta a Alderman el 28 de febrero de 1985. Alderman v. State, 254 Ga. 206, 324 S.E.2d 68 (1985). Alderman presentó una petición de auto de certiorari ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, que fue denegada el 15 de octubre de 1985. Alderman v. Georgia, 474 U.S. 911, 106 S.Ct. 282 (1985). Luego, Alderman presentó una petición de nueva audiencia, que también fue denegada por la Corte Suprema de los Estados Unidos el 18 de noviembre de 1995. Alderman v. Georgia, 474 U.S. 1000 (1985).

Primera Petición Estatal de Habeas Corpus (1986-1988)

Alderman, representado por G. Terry Jackson, presentó una petición de hábeas corpus estatal en el Tribunal Superior del condado de Butts el 6 de febrero de 1986. El 16 de junio de 1987 se presentó una petición de hábeas corpus enmendada y una segunda petición de hábeas corpus enmendada. fue presentado el 25 de junio de 1987. Se llevó a cabo una audiencia de prueba el 29 de junio de 1987. El 10 de septiembre de 1987, el tribunal estatal de hábeas corpus le negó a Alderman el recurso de hábeas corpus estatal. La solicitud de Alderman de un certificado de causa probable para apelar presentada ante la Corte Suprema de Georgia fue denegada el 28 de octubre de 1987. Luego, Alderman presentó una petición de auto de certiorari ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, que fue denegada el 7 de marzo de 1988. Alderman contra Georgia, 485 U.S. 943 (1988). Luego, Alderman presentó una petición de nueva audiencia, que también fue denegada por la Corte Suprema de los Estados Unidos el 25 de abril de 1988. Alderman v. Georgia, 485 U.S. 1030 (1988).

como murio el elenco de poltergeist

Primera Petición Federal de Habeas Corpus (1988-1994)

Alderman, representado por G. Terry Jackson, presentó una petición de recurso de hábeas corpus ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia el 20 de junio de 1988. El tribunal de distrito denegó a Alderman el recurso de hábeas corpus federal el 6 de junio de 1989. El Tribunal de Apelaciones del Undécimo Circuito devolvió el caso al Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para una audiencia sobre un reclamo relacionado con el jurado transversal. Después de celebrar una audiencia probatoria, el tribunal de distrito dictó una orden denegando la petición por todos los motivos el 22 de junio de 1992. El 23 de octubre de 1992, el tribunal de distrito concedió a Alderman un certificado de causa probable para apelar. El Undécimo Circuito confirmó la decisión del tribunal de distrito y denegó el recurso de hábeas corpus el 14 de abril de 1994. Alderman v. Zant, 22 F.3d 1541 (11th Cir. 1994). Luego, Alderman presentó una petición de auto de certiorari ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, que fue denegada el 12 de diciembre de 1994. Alderman v. Thomas, 513 U.S. 1061, 115 S.Ct. 673 (1994).

Segunda Petición Estatal de Habeas Corpus (1994-2002)

Alderman, representado por Thomas H. Dunn, presentó una segunda petición de hábeas corpus estatal en el Tribunal Superior del condado de Butts el 22 de diciembre de 1994. El 29 de marzo de 1999 se presentó una petición enmendada de recurso de hábeas corpus. el 5 y 6 de mayo de 1999. El 29 de diciembre de 1999, el tribunal estatal de hábeas corpus le negó el recurso de hábeas corpus estatal a Alderman. La solicitud de Alderman de un certificado de causa probable para apelar presentada ante la Corte Suprema de Georgia fue denegada el 10 de enero de 2002. Luego, Alderman presentó una petición de auto de certiorari ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, que fue denegada el 21 de octubre de 2002. Alderman Head, 537 U.S. 995, 123 S.Ct. 476 (2002).

Segunda Petición Federal de Habeas Corpus (2003-2004)

Alderman, representado por Thomas H. Dunn, presentó una petición de recurso de hábeas corpus ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia el 10 de febrero de 2003. El tribunal de distrito denegó a Alderman el recurso de hábeas corpus federal el 19 de julio de 2004. El tribunal de distrito denegó una moción para alterar y enmendar la sentencia el 3 de agosto de 2004. El tribunal de distrito denegó a Alderman un certificado de apelabilidad el 4 de octubre de 2004.

Tribunal de Apelaciones del 11º Circuito (2004-2006)

El 15 de noviembre de 2004, el Undécimo Circuito denegó la solicitud de Alderman de un certificado de apelabilidad. El 27 de junio de 2005, tras una solicitud ante el tribunal en pleno para obtener un certificado de apelabilidad, el Undécimo Circuito concedió el certificado de apelabilidad de Alderman en relación con una sola cuestión planteada en la orden del tribunal federal de hábeas corpus del 16 de julio de 2004. El caso fue argumentó oralmente ante el Undécimo Circuito el 13 de febrero de 2006. El 30 de octubre de 2006, el Undécimo Circuito emitió un dictamen en el que denegó la reparación. Concejal contra Terry, 468 F.3d 775 (11th Cir. 2006). Alderman presentó una petición de nueva audiencia ante el panel, que fue denegada el 8 de diciembre de 2006.

Corte Suprema de Estados Unidos (2007)

Alderman presentó una petición de auto de certiorari en la Corte Suprema de los Estados Unidos el 7 de mayo de 2007, que fue denegada el 1 de octubre de 2007.


La muerte de concejal por inyección letal tardó 14 minutos

Por Jeffry Scott - Atlanta Journal-Constitution

Martes, 16 de septiembre de 2008.

JACKSON – El vigésimo hombre ejecutado en Georgia mediante inyección letal tardó 14 minutos en morir el martes por la noche.

El testigo describió la actitud de Jack Alderman como tranquila, casi serena, con los ojos cerrados todo el tiempo. Unos minutos antes de que lo declararan muerto, dijeron que sonrió.

Adlerman, declarado muerto a las 7:25 p.m. Tuesday, ha estado en el corredor de la muerte casi 35 años, más que cualquiera de los 109 condenados a muerte en Georgia. Fue declarado culpable del asesinato de su esposa Barbara Alderman en el condado de Chatham en 1974 por 10.000 dólares del seguro. Cuando esa condena fue anulada por un tribunal federal de apelaciones, fue declarado culpable en un segundo juicio en 1984.

Un cómplice del asesinato, John Arthur Brown, golpeó a Barbara Alderman con una llave inglesa. Luego él y Alderman la estrangularon y la metieron bajo el agua en una bañera para asegurarse de que estaba muerta. Brown obtuvo la libertad condicional en 1987 y murió como hombre libre en Nueva York en 2000.

El abogado de Alderman, Michael Seiml, dijo el martes por la noche, después de haber agotado sus últimas apelaciones ante la junta de libertad condicional de Georgia para solicitar clemencia y ante la Corte Suprema de Estados Unidos, que Alderman, de 57 años, era un prisionero modelo que merecía que su sentencia de muerte se redujera a cadena perpetua. . Brown no tenía ni una pizca de carácter y la misma junta que rechazó el indulto para Alderman esta mañana le ofreció la libertad condicional, dijo Seiml. Él [Alderman] ha sido la prisión modelo durante 34 años. Si eso no es suficiente para obtener el indulto, es difícil imaginar qué lo será.

Pero David Lock, asistente del fiscal de distrito del condado de Chatham, dijo que Alderman instigó el crimen. Él era más culpable, sin él el crimen no habría ocurrido, dijo Lock.

Ningún miembro de la familia de Alderman presenció la ejecución, dijo el portavoz del Departamento Correccional de Georgia, Paul Czachowski. Dos miembros de la familia de Barbara Alderman estaban en la prisión pero no presenciaron la ejecución.

Alderman hizo una declaración grabada ese mismo día agradeciendo a todos los que mejoraron su vida, considerando las circunstancias, dijo Czachowski, parafraseando el comentario del condenado. Alderman declinó hacer un comentario final. Un capellán oró por él y en un momento dijo, Jack, que Cristo... te libre de un dolor insoportable. A Alderman le administraron la inyección letal con agujas en cada brazo mientras estaba atado.

Alderman no hizo una solicitud especial para la última comida. En cambio, a las 4 p.m. El martes le dieron la comida habitual en la prisión: pescado al horno, guisantes, ensalada de repollo, zanahorias, sémola de queso, pan, jugo de frutas y pastel de chocolate. Apenas lo tocó, dijo Czachowski.


Concejal 'tranquilo' ejecutado mediante inyección letal

Por Jeffry Scott - Atlanta Journal-Constitution

miércoles, 17 de septiembre de 2008

Jackson —- El vigésimo hombre ejecutado en Georgia mediante inyección letal tardó 14 minutos en morir el martes por la noche. Los testigos describieron la actitud de Jack Alderman como tranquila, casi serena, con los ojos cerrados todo el tiempo. Unos minutos antes de que lo declararan muerto, dijeron que sonrió. Estaba tranquilo, dijo Jan Skutch, testigo del Savannah Morning News. Era casi antiséptico.

Concejal, declarado muerto a las 7:25 p.m. El martes, había estado en el corredor de la muerte casi 35 años, más que cualquiera de los 109 condenados a muerte en Georgia.

Fue declarado culpable del asesinato de su esposa Barbara Alderman en el condado de Chatham en 1974 por 10.000 dólares del seguro. Cuando esa condena fue anulada por un tribunal federal de apelaciones, fue declarado culpable en un segundo juicio en 1984.

Un cómplice, John Arthur Brown, golpeó a Barbara Alderman con una llave inglesa. Luego él y Alderman la estrangularon y la pusieron bajo el agua en una bañera para asegurarse de que estaba muerta. Brown obtuvo la libertad condicional en 1987 y murió como hombre libre en Nueva York en 2000.

El abogado de Alderman, Michael Seiml, dijo el martes por la noche, después de haber agotado sus últimas apelaciones ante la junta de libertad condicional de Georgia para solicitar clemencia y ante la Corte Suprema de Estados Unidos, que Alderman, de 57 años, era un preso modelo que merecía que se le redujera la pena de muerte. a la vida. Brown no tenía ni una pizca de carácter y la misma junta que rechazó el indulto para Alderman esta mañana le ofreció la libertad condicional, dijo Seiml. Él [Alderman] ha sido el prisionero modelo durante 34 años. Si eso no es suficiente para obtener el indulto, es difícil imaginar qué lo será.

Pero David Lock, asistente del fiscal de distrito del condado de Chatham, dijo que Alderman instigó el crimen. Era más culpable; Sin él, el crimen no habría ocurrido, dijo Lock.

Ningún miembro de la familia de Alderman presenció la ejecución, dijo el portavoz del Departamento Correccional de Georgia, Paul Czachowski. Dos miembros de la familia de Barbara Alderman estaban en la prisión pero no presenciaron la ejecución.

Alderman hizo una declaración grabada ese mismo día agradeciendo a todos los que mejoraron su vida, considerando las circunstancias, dijo Czachowski, parafraseando el comentario del condenado. Alderman declinó hacer un comentario final. Un capellán oró por él y en un momento dijo, Jack, que Cristo... te libre de un dolor insoportable. A Alderman le administraron la inyección letal con agujas en ambos brazos mientras estaba atado.

Alderman no hizo una solicitud especial para la última comida. En cambio, a las 4 p.m. El martes le dieron la comida habitual en prisión: pescado al horno, guisantes, ensalada de col, zanahorias, sémola de queso, pan, zumo de frutas y pastel de chocolate. Apenas lo tocó, dijo Czachowski.


Se niega el indulto al asesino condenado Jack Alderman

Está previsto que lo ejecuten mediante inyección letal el martes a las 7 p.m.

Las autoridades de Georgia se prepararon el martes para ejecutar al preso condenado a muerte que lleva más tiempo en prisión en el estado por el asesinato de su esposa. Está previsto que Jack Alderman, de 57 años, que lleva 33 años en el corredor de la muerte, sea ejecutado mediante inyección letal a las 7 p.m. en la Prisión de Clasificación y Diagnóstico de Georgia en Jackson. Alrededor de las 6 p.m. El martes, el abogado de Alderman, Michael Seiml, dijo que la Corte Suprema de Estados Unidos había rechazado la última apelación de Alderman. El martes por la tarde, la Corte Suprema de Georgia aún no había actuado sobre su solicitud de suspensión.

Él y un cómplice la golpearon con una llave inglesa, la estrangularon y la dejaron sumergida en agua en una bañera en su casa del condado de Chatham. Luego, los hombres visitaron dos bares de Savannah antes de arrojar su cuerpo en un arroyo cerca de la casa de su familia en Rincón. Los fiscales dijeron que querían cobrar 20.000 dólares en dinero del seguro de vida.

El martes, la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Georgia rechazó por segunda vez la solicitud de indulto de Alderman. El padre de Alderman estuvo entre los que pidieron al panel de cinco miembros que le perdonara la vida. Sus partidarios argumentan que Alderman ha sido un prisionero modelo y un mentor en sus más de tres décadas tras las rejas. También han señalado que su cómplice, John Arthur Brown, obtuvo la libertad condicional tras apenas 12 años de prisión. Fueron tratados de manera muy diferente, dijo el abogado de Alderman, Michael Siem.

Pero David Lock, asistente del fiscal de distrito del condado de Chatham, dijo que Alderman instigó el crimen. Él era más culpable, sin él el crimen no habría ocurrido, dijo Lock.

Alderman estaba a sólo un día de su ejecución en octubre pasado, cuando el tribunal superior de Georgia emitió una suspensión para darle tiempo a la Corte Suprema de Estados Unidos para actuar sobre un desafío constitucional a la inyección letal. A principios de este año, los jueces allanaron el camino para que se reanudaran las ejecuciones cuando dictaminaron que la inyección letal no constituye un castigo cruel e inusual.

A medida que el caso avanza lentamente a través del largo proceso de apelación, la demora ha sido angustiosa para la hermana de Barbara Alderman, Rheta Braddy. Dijo que su madre murió mientras Alderman estaba en el corredor de la muerte y que su cuñado había esperado lo suficiente para pagar por su crimen.

Es hora de que Barbara tenga algo de justicia, dijo Braddy.


Ejecutan a un hombre condenado a muerte en Georgia desde hace 33 años

AccessNorthGa.com

Associated Press

16 de septiembre de 2008

JACKSON, Georgia - Un hombre que había estado condenado a muerte en Georgia durante 33 años fue ejecutado el martes por matar a su esposa en 1974. Jack Alderman fue declarado muerto a las 7:25 p.m. en la prisión estatal de Jackson.

El hombre de 57 años mantuvo los ojos cerrados durante el proceso de inyección letal y se negó a hacer una declaración final, pero aceptó la oración de un sacerdote en la cámara de la muerte. 'Jack, que Cristo te libre de un dolor insoportable', dijo el sacerdote. Alderman murmuró una respuesta que los testigos no pudieron escuchar. Había rechazado un sedante más temprano esa noche y apenas probó su última comida, dijeron funcionarios de la prisión. Grabó un comunicado en el que agradeció a la familia por su apoyo.

Alderman estuvo tranquilo durante los 14 minutos del procedimiento. En un momento dado sonrió, luego su boca se aflojó y su respiración se hizo más lenta gradualmente. Fuera de la prisión, unos 20 opositores a la pena de muerte se reunieron silenciosamente con carteles.

Alderman fue condenado a muerte por matar a su esposa, Bárbara. Él y un cómplice la golpearon con una llave inglesa y la estrangularon en su casa cerca de Savannah antes de arrojar su cuerpo a un arroyo. Los fiscales alegaron que quería cobrar 20.000 dólares en dinero del seguro de vida.

scott peterson vida en el corredor de la muerte

Alderman era el preso condenado a muerte que llevaba más tiempo en prisión en el estado. Su ejecución estaba prevista para octubre pasado, pero se emitió una suspensión para permitir que la Corte Suprema de Estados Unidos resuelva las cuestiones constitucionales relacionadas con la inyección letal.

Dos miembros de la familia de las víctimas estaban en la prisión pero no presenciaron la ejecución, dijeron funcionarios penitenciarios. El martes temprano, Alderman perdió su solicitud de clemencia ante la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Georgia. Su padre estuvo entre los que pidieron a la junta de cinco miembros que le perdonara la vida. La Corte Suprema de Georgia y la Corte Suprema de Estados Unidos se negaron cada una a emitir una suspensión de undécima hora.


ProDeathPenalty.com

Jack Alderman fue condenado a muerte por el asesinato de su esposa el 21 de septiembre de 1974, Barbara Jean Alderman. Alderman, subgerente de una tienda de comestibles en 1974, le pidió a un conocido, John Arthur Brown, que lo ayudara a matar a su esposa para cobrar los 10.000 dólares del seguro. Trabajaba en la oficina de asesores fiscales en Savannah.

Brown fue al departamento de los Alderman en Garden City y Jack Alderman tomó una llave inglesa de 12 pulgadas y se la dio a Brown, diciéndole que golpeara a su esposa en la cabeza con ella mientras dormía. Barbara Alderman se despertó y comenzó a limpiar los desechos de su perro en el comedor. Brown la siguió hasta que pudo golpearla. Ella corrió pero su marido la derribó. Finalmente, Alderman y Brown intentaron estrangularla y estrangularla y le taparon la nariz y la boca hasta que se desmayó. Alderman llenó una bañera y colocó a su esposa bajo el agua para asegurarse de que estuviera muerta.

Luego, Alderman y Brown abandonaron el apartamento y fueron a dos bares de Savannah. Alrededor de las 10 de la noche regresaron al apartamento, sacaron el cuerpo de Bárbara de la bañera y lo envolvieron en una colcha verde. Colocaron su cuerpo en la cajuela del auto de Alderman y, con Brown conduciendo el auto, Alderman la siguió en su motocicleta hasta Dasher's Creek en Rincón. Una vez allí, pusieron el cuerpo de Bárbara detrás del volante y empujaron el auto hacia el agua, tratando de que su muerte pareciera un accidente. Dejaron el motor y las luces encendidas y la transmisión en marcha, pero el auto no llegó hasta el arroyo. Luego, Alderman le dijo a Brown que abriera la puerta del auto y dejara que el cuerpo de la víctima cayera ligeramente, dejando la impresión de que fue un accidente.

Alderman dijo más tarde que encontró el cuerpo de su esposa esa noche en el arroyo, pero que estaba tan traumatizado por su muerte que no se lo contó a nadie. Brown testificó contra Alderman en el juicio. Alderman y Brown fueron declarados culpables de asesinato y condenados a muerte en 1984. Alderman ha estado en el corredor de la muerte durante 34 años, casi un récord, y ha sobrevivido a casi todos los involucrados en su caso, incluida su cómplice, la madre de la víctima, el juicio. juez del tribunal, los fiscales y su abogado defensor.

En 1983, un tribunal federal de apelaciones anuló la sentencia de muerte de Alderman y ordenó una nueva audiencia de sentencia. Un segundo jurado condenó a muerte a Alderman en 1984. Alderman recibió una suspensión en octubre de 2007, apenas un día después de su ejecución programada, mientras la Corte Suprema de Estados Unidos consideraba impugnaciones sobre la cuestión de la inyección letal.

Debra Blase, la hermana de la víctima, dijo: 'Sólo esperamos que esto termine pronto'. Vivimos con esto todos los días. Ha pasado por apelación tras apelación tras apelación. Antes de su juicio, John Arthur Brown rechazó una oferta de cadena perpetua. Después de cumplir tres años en el corredor de la muerte, la sentencia de Brown fue anulada y se le volvió a condenar mediante un acuerdo de culpabilidad a cadena perpetua.

A finales de 1986, la junta de libertad condicional notificó a la familia de Barbara Alderman que estaban considerando la libertad condicional para Brown. La madre de Barbara, Rheta Earlene Blase, se opuso a la liberación de Brown y escribió a la junta de libertad condicional preguntándoles cómo se sentirían si fuera su hija. Brown obtuvo la libertad condicional en marzo de 1987. En 1988, fue investigado por cargos de abusar sexualmente de dos adolescentes. En 1994, la junta de libertad condicional conmutó su cadena perpetua por el tiempo cumplido. En febrero de 2000, Brown se suicidó a los 51 años cuando la policía intentó arrestarlo por cargos de abuso de menores y posesión ilegal de armas de fuego.


Toda una vida en el corredor de la muerte; Algunos de los reclusos de Georgia fueron condenados a muerte hace más de 20 años.

Por Stephanie Ramage - SundayPaper.com

8-10-07

El 3 de agosto, la Corte Suprema de Georgia acordó considerar si las retractaciones de testimonios de testigos del estado son razón suficiente para conceder un nuevo juicio a Troy Anthony Davis, quien fue condenado por el asesinato en 1989 del oficial de policía de Savannah, Mark Allen MacPhail. Si deciden que las retractaciones deben contar, es posible que tengamos derecho a una audiencia en Savannah, dice el abogado de Davis, Jason Ewart.

Estaba previsto que Davis muriera mediante inyección letal el 17 de julio, pero una audiencia de indulto celebrada el 16 de julio, en la que se recordó a la Junta de Indultos y Libertad Condicional estatal que siete de las nueve personas que testificaron contra él habían desautorizado sus declaraciones desde entonces, resultó en una sentencia de 90 -días de retraso en la ejecución. Ahora que la Corte Suprema del estado ha aceptado reconsiderar el significado de las retractaciones, la demora es discutible.

Según el Departamento Correccional de Georgia, Davis es uno de los 106 reclusos condenados a muerte. Siete de ellos están allí como resultado de los esfuerzos de Fred Bright, fiscal de distrito del Circuito Judicial de Ocmulgee en el centro de Georgia. Bright ha procesado 12 casos de pena de muerte. Dice que las familias de las víctimas a menudo han dado impulso a estos casos porque quieren el cierre que la ejecución puede traerles. Les digo: 'Estén preparados para apelaciones interminables', dice.

Hasta el 9 de agosto, Georgia tiene 10 reclusos que han residido en el corredor de la muerte durante más de 20 años debido a tales apelaciones. Algunos están en el limbo debido a consideraciones como la capacidad mental u órdenes para nuevos juicios de sentencia, pero el GDOC todavía los incluye en el corredor de la muerte. Da la casualidad de que uno de ellos, Eddie W. Finney Jr., fue procesado por el predecesor de Bright. Bright dice que no considera el caso de Finney como un caso activo de pena de muerte.

Existe un impedimento legal para ejecutar la pena de muerte, afirma Bright. El caso Finney ha sido remitido al tribunal de primera instancia para un juicio con jurado sobre la cuestión del retraso mental. (Desde que Georgia aprobó una ley que prohibía la ejecución de personas con retraso mental a finales de los años 1980, ha habido un número sustancial de condenados a muerte que buscan una determinación sobre si pueden ser clasificados como retrasados ​​mentales.) Los casos como el de Finney son tan antiguos que los testigos y es posible que los supervivientes hayan fallecido o se hayan mudado. Tim Vaughn, fiscal de distrito del Circuito Judicial de Oconee en el sudeste de Georgia, dice que el ex sheriff del condado de Telfair todavía llama ocasionalmente y verifica el estado del único preso condenado a muerte de ese condado, John W. Conner. El caso real fue anterior a la época de Vaughn.

De manera similar, el asistente del fiscal de distrito del condado de Chatham, David Locke, dice que está familiarizado con los casos contra dos de los condenados a muerte con más años de condena en el estado, Jack Alderman y Roy W. Blankenship, a pesar de que originalmente fueron procesados ​​antes de que él asumiera el cargo.

Algunos creen que hay maneras de acelerar el proceso de apelación sin comprometer los derechos constitucionales. El fiscal de distrito del condado de Cobb, Patrick Head, sugiere que las apelaciones a nivel estatal y federal deberían presentarse simultáneamente, y cree que debería haber un límite de tiempo sobre el tiempo que los jueces pueden retrasar un caso. Es frustrante para mí cuando un juez ha dicho que va a extender el descubrimiento por un año y luego se queda quieto, dice Head.

En el Centro Sur para los Derechos Humanos, el abogado principal Stephen Bright (sin relación con el fiscal Fred Bright) señala que algunos condenados a muerte mueren por causas naturales antes de que se fije la fecha de ejecución. Incluso los fiscales en algunos casos capitales, dice, no ven el sentido de arrastrar al recluso, así como a las familias de las víctimas, a través de otro procedimiento dado que es poco probable que un recluso de unos 50 años, por ejemplo, viva mucho más. porque la esperanza de vida en prisión es sustancialmente más corta que la de fuera.

Señala que tratar de evaluar quién irá al lado de la cámara de inyección letal de Georgia es casi imposible. No hay forma de saberlo, dados los caprichos del sistema judicial, afirma Stephen Bright. Algunas personas condenadas a muerte cumplen efectivamente cadena perpetua sin libertad condicional. SP

Los veteranos

Estos son los presos condenados a muerte con más años de condena a muerte en Georgia, según la lista de condenados a muerte de 2007 del Departamento Correccional de Georgia, en orden de tiempo cumplido:

Jack Alderman fue condenado a muerte por matar a su esposa, Barbara Jean Alderman, de 27 años, el 21 de septiembre de 1974. Su sentencia fue anulada en una apelación federal en 1980, pero en abril de 1984 fue nuevamente condenado a muerte. Un coacusado, John Arthur Brown, negoció su declaración de culpabilidad y dijo a los investigadores que Alderman había querido matar a su esposa para obtener el dinero del seguro. Brown obtuvo la libertad condicional en 1987. Alderman pasó su tiempo en el corredor de la muerte estudiando textos sagrados de las principales religiones y escribiendo poesía. Uno de sus poemas, Unrest in Pieces, se puede encontrar en un sitio web que presenta pinturas de la artista británica Simone Sandelson, quien ha defendido la causa de Alderman. Alderman puede ser el próximo condenado a muerte ejecutado. Hacia finales de septiembre, la Corte Suprema de Estados Unidos tendrá que decidir si volverá a examinar el caso Alderman, dice el fiscal adjunto jefe de distrito, David Locke. Si deciden no hacerlo, firmaremos una orden de ejecución.

Virgil D. Presnell Jr. fue condenado a muerte en octubre de 1976 en el condado de Cobb. Cinco meses antes, el 4 de mayo de 1976, secuestró a dos colegialas. Presnell confesó haber estado al acecho de las niñas de 10 y 8 años. Violó y sodomizó a la niña mayor, y cuando Lori Ann Smith, de 8 años, intentó huir, la ahogó en un arroyo. Según el fiscal del condado de Cobb. Patrick Head, Presnell, fue juzgado nuevamente en 1999 y nuevamente condenado a muerte. No hay duda sobre la culpabilidad de Presnell, dice Head. Pero aquí estamos, 31 años después, y él todavía está en el corredor de la muerte. Presnell presentó una petición ante un tribunal federal en junio. El 14 de agosto, el tribunal fijará una fecha para una audiencia de prueba.

Edward W. Finney Jr. fue condenado a muerte por robar, violar y golpear a Thelma Kalish, de 69 años, y Ann Kaplan, de 60. El 22 de septiembre de 1977, las dos ancianas, según el fiscal del distrito, fueron atadas, violada y asesinada a golpes con un dos por cuatro. Finney y Johnny Mack Westbrook, quienes habían trabajado en el jardín para las mujeres, fueron declarados culpables de los crímenes. La Corte Suprema de Georgia revocó la sentencia de muerte de Westbrook y éste murió por causas naturales en prisión en 1993. La de Finney no lo es, según el fiscal del distrito. Bright, un caso activo de pena de muerte por cuestiones relacionadas con el retraso mental.

Roger Collins fue condenado a muerte por la violación y asesinato de Deloris Luster, de 17 años. El 6 de agosto de 1977, Collins y un amigo le ofrecieron llevar a la joven. La adolescente fue violada; Después, Collins la mató con un gato. William Durham fue condenado a cadena perpetua. Desde entonces, el caso de Collins ha sido citado por el Senado de Irlanda en discusiones sobre la presión internacional sobre Estados Unidos para abolir la pena de muerte. Gran parte de ese debate se ha centrado en la edad de Collins (18) en el momento en que se cometió el crimen. Un grupo irlandés también ha participado en maratones vistiendo camisetas con su imagen para llamar la atención sobre su caso. En una declaración escrita en el sitio web rogercollins.com, Collins admite ser parte de una situación que dejó a una joven asesinada y agrega: Aunque no maté a nadie directamente, todavía merezco cada día que he servido en prisión. El caso de Collins fue remitido en marzo de 1991 para un juicio con jurado que se pronunciara sobre la cuestión del retraso mental.

Brandon Astor Jones fue condenado a muerte por el asesinato, el 17 de junio de 1979, del gerente de una gasolinera, Roger Tackett, de 29 años. Jones y Van Roosevelt Solomon fueron arrestados en el lugar después de que un oficial llegara y escuchara disparos. En el almacén, el oficial encontró el cuerpo de Tackett. Le habían disparado en los brazos y las piernas y lo habían golpeado antes de que le dispararan el tiro mortal en el cráneo. Solomon también fue condenado a muerte y ejecutado el 20 de febrero de 1985. Según un sitio web dedicado a Jones, es un escritor que ha publicado artículos en todo el mundo. En Sin guerra, que describe como una clave romana, escribe sobre la brutalidad involucrada en el seguimiento de esclavos fugitivos en el Sur anterior a la Guerra Civil. Jones fue condenado a muerte en un nuevo juicio en 1997, durante el cual partidarios internacionales testificaron que había sido rehabilitado. Actualmente, hay una decisión pendiente en la Corte Suprema de Georgia sobre una solicitud de certificado de causa probable para apelar.

La víctima de Roy W. Blankenship, Sara Bowen, de 78 años, para quien Blankenship había trabajado en el jardín, murió de un ataque cardíaco provocado por haber sido violada, golpeada, mordida, arañada y pisoteada. Blankenship ha sido condenado a muerte tres veces, la última vez en junio de 1986. Presentó una petición ante el tribunal de distrito de Estados Unidos en 2005. Está pendiente el fallo final del tribunal. Si no se concede la petición, Blankenship puede apelar ante el Tribunal del Circuito 11.

James Randall Rogers fue condenado a muerte por la violación y asesinato en 1980 de su vecina de 75 años, Grace Perry, de Roma, y ​​por la agresión a la prima de Perry, Edith Polston, de 63 años. Perry murió de una hemorragia masiva causada por el uso de un rastrillo por parte de Roger en el ataque. En 2005, después de que el jurado en la audiencia sobre retraso mental de Rogers emitiera un veredicto de no retraso mental, una de las hijas de Polston, ahora de unos 60 años, dijo al Rome News-Tribune acerca de Rogers: Nos sobrevivirá a todos. Polston, por ejemplo, ya ha fallecido. Rogers presentó una apelación ante la Corte Suprema de Georgia en mayo; El argumento oral está programado para el 10 de septiembre.

Willie J. Wilson Jr. fue condenado a muerte por matar a tiros a Alfred Boatwright, de 64 años, y Morris Highsmith, de 58, durante un robo a mano armada en junio de 1981 en una tienda propiedad de Boatwright. El caso de Wilson fue devuelto al tribunal de primera instancia sobre la cuestión del retraso mental en marzo de 1991.

John W. Conner fue sentenciado a muerte por lo que el fiscal de distrito del circuito judicial de Oconee, Tim Vaughn, describe como la muerte por pisotones de James T. White, de 29 años. Conner y White estaban bebiendo juntos cuando Conner se enfureció y comenzó a golpear a White. Vaughn dice que Conner dejó una huella de una zapatilla de tenis en la frente de White. El tribunal de distrito de Estados Unidos denegó una moción de descubrimiento de pruebas en septiembre de 2004 y hasta el momento no ha emitido una conclusión separada sobre incumplimiento procesal.

Lawrence Jefferson fue sentenciado por matar a golpes a Edward Taulbee, su supervisor de construcción. El 1 de mayo de 1985, Jefferson y Taulbee fueron a pescar al lago Allatoona. El cuerpo de Taulbee fue encontrado al día siguiente; su cráneo había sido aplastado. En mayo de este año se concedió una petición de hábeas federal en relación con la sentencia de Jefferson, y el tribunal federal concluyó que la asistencia del abogado fue ineficaz al no investigar ni presentar pruebas de salud mental. Un escrito del estado en respuesta al hallazgo debe entregarse el 13 de agosto. SP

La información para esta lista se recopiló a partir de entrevistas con fiscales de distrito, abogados defensores y personal de la oficina del Fiscal General de Georgia, así como de documentos legales y relatos publicados archivados en Rome News-Tribune, Augusta Chronicle y Macon Telegraph.


LA EJECUCIÓN DE JACK ALDERMAN ESTÁ PROGRAMADA PARA EL 16 DE SEPTIEMBRE DE 2008 - ¡ACTÚE AHORA!

UNobserver.com

2008-09-12

Jack Alderman es el preso que lleva más tiempo en el corredor de la muerte en Estados Unidos. Condenado a muerte en junio de 1975 por el asesinato de su esposa, Jack ha estado en el corredor de la muerte en Georgia durante más de 34 años y está previsto que muera mediante inyección letal el martes 16 de septiembre de 2008 a las 19:00 horas.

John Brown, vecino y ex colega de Jack, confesó haber matado a la esposa de Jack, Barbara Jean, y haber organizado un accidente en un intento de encubrir el crimen. Brown afirmó que él y Jack mataron a Barbara Jean juntos y que Jack prometió pagarle por su papel en el asesinato. No hubo pruebas forenses y Jack fue declarado culpable basándose únicamente en la palabra de un hombre, la palabra de un hombre que, sin duda, estaba borracho y drogado la noche del asesinato. Según el fiscal de distrito que procesó a Jack, 'estructuró todo el caso en torno [al testimonio de John Brown]' y el testimonio de Brown 'es el caso' contra el Sr. Alderman. Peor aún, más tarde se reveló que Brown hizo un trato con los fiscales para implicar a Jack en el crimen. Desde entonces, dos de los miembros del jurado han afirmado que nunca habrían votado a favor de ejecutar a Jack si los fiscales hubieran reconocido la existencia del acuerdo con Brown, y cinco miembros del jurado han instado ahora a que se perdone la vida de Jack.

Tanto Jack Alderman como John Brown fueron sentenciados a muerte, pero Brown luego se declaró culpable a cambio de una sentencia de prisión. Fue liberado después de cumplir sólo 12 años y pasó a aterrorizar y abusar sexualmente de sus novias, sus hijos e hijastros, y de otros niños y niñas. Jack, sin embargo, siempre ha mantenido su inocencia. En 1985, declinó la oportunidad de que le conmutaran la pena por cadena perpetua a cambio de declararse culpable; dijo que no podía confesar un delito que no cometió. MÁS http://www.ipetitions.com/petition/JusticeForJack

Visite http://www.ExonerateJack.org para conocer los antecedentes del caso, así como nuestras publicaciones más recientes en http://www.AnitaRoddick.com y http://www.IAmAnActivist.org.


ExonerateJack.com

Jack Alderman es el preso que lleva más años en el corredor de la muerte en Estados Unidos. Durante casi 34 años, Jack Alderman ha buscado justicia. Su apelación final fue denegada en noviembre de 2006. Faltaban sólo unas horas para su ejecución, el 18 de octubre de 2007, cuando recibió una suspensión temporal mientras la Corte Suprema de Estados Unidos consideraba la constitucionalidad de la inyección letal. Sin embargo, fue sancionado el 16 de abril de 2008, a pesar de la abrumadora evidencia de que puede causar un dolor insoportable. La artista londinense Simone Sandelson está luchando por un respiro de último minuto para el hombre que ha inspirado sus pinturas.

El 2 de septiembre de 2008, Jack fue llamado a la oficina del director de prisión y le entregaron una sentencia de muerte. No se le permitió regresar a su celda para despedirse, pero fue trasladado inmediatamente a la 'Casa de la Muerte', donde pasa las siguientes dos semanas aislado de sus compañeros de prisión bajo vigilancia las 24 horas del día por guardias armados. Será asesinado mediante inyección letal el martes 16 de septiembre.


La Corte Suprema de Georgia suspende la ejecución de Alderman

Por Rhonda Cook

10/18/07

El jueves, la Corte Suprema de Georgia bloqueó temporalmente la ejecución programada del asesino Jack Alderman, enviando una señal de que los jueces del estado no permitirán ninguna ejecución aquí hasta que se resuelva la preocupación nacional sobre la inyección letal.

Hay otra ejecución en Georgia programada para el martes, pero los abogados esperan que el tribunal también la detenga por la misma razón que detuvo la inyección letal de Alderman.

Estaba previsto que Alderman muriera a las 7 p.m. El viernes, pero 27 horas antes, la Corte Suprema de Georgia emitió una suspensión. Los jueces escribieron en su orden que su razonamiento se basó en la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos del mes pasado de escuchar la impugnación de un recluso de Kentucky al método de inyección letal de tres drogas, y luego en una decisión de ese mismo tribunal el miércoles de detener una ejecución que estaba programada. en Virginia.

'Ciertamente parece que ahora existe una moratoria [nacional] sobre las inyecciones letales y todas las ejecuciones hasta que la Corte Suprema [de Estados Unidos] emita una opinión sobre el caso de Kentucky', dijo Richard Dieter, director ejecutivo del Centro de Información sobre la Pena de Muerte en Washington. 'El patrón parece claro. Los tribunales inferiores y los tribunales estatales han recibido ese mensaje”.

Alderman fue condenado hace más de 30 años en el condado de Chatham por asesinar a su esposa de 20 años, Barbara Jean, el 21 de septiembre de 1974, con la ayuda de un amigo, John Arthur Brown, ahora en libertad condicional.

Alderman quería divorciarse, pero temía que fuera demasiado caro y esperaba cobrar un pago de seguro de vida de 20.000 dólares en caso de su muerte.

La fecha de ejecución de Alderman se fijó el mes pasado cuando la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a escuchar su apelación final de su condena y sentencia. Ese mismo día, la Corte Suprema de Estados Unidos acordó escuchar el desafío de la inyección letal de Kentucky, que es el caso que llevó a la suspensión de Alderman.

El fiscal de distrito del condado de Henry, Tommy Floyd, presidente del Consejo de Fiscales de Georgia, dijo que entendía la razón por la que el tribunal estatal ordenó una suspensión, pero también entendía las frustraciones de los sobrevivientes.

'Desde el punto de vista de las víctimas [las familias], es sólo un retraso más para obtener justicia para el ser querido que fue asesinado', dijo Floyd.

Con la decisión relativa a Alderman, Georgia se suma a una lista cada vez mayor de estados con pena de muerte que se han autoimpuesto moratorias o cuyos tribunales han detenido las ejecuciones debido a las cuestiones relativas a la inyección letal.

Aunque la decisión judicial en el caso Alderman no menciona a otro recluso de Georgia con una fecha de ejecución fijada, los abogados esperan que también haya una suspensión que detenga la ejecución de Osborne por un doble asesinato cometido en 2001 en el condado de Spalding.

Tom Dunn, abogado de Alderman y Osborne, dijo que no le sorprendió que el tribunal detuviera la ejecución de Alderman y 'confío en que el tribunal también suspenderá la ejecución del señor Osborne'. La apelación de Osborne incluye el mismo argumento a favor de una suspensión que el de Alderman.

Las impugnaciones judiciales contra la inyección letal, incluida una pendiente en un tribunal federal de Atlanta, dicen que la inyección letal podría provocar un dolor insoportable en los momentos previos a la muerte de los reclusos si no se les administra suficiente sedante.

La primera droga administrada, pentotal sódico, es seguida por bromuro de pancuronio, que paraliza al recluso, y el recluso no podría decirle a los verdugos si siente dolor cuando se le administra la tercera droga, cloruro de potasio, para detener su corazón. Los procedimientos imprecisos y los técnicos mal capacitados que insertan las agujas o dispensan los medicamentos también pueden causar dolor hasta el punto de violar las protecciones constitucionales contra castigos crueles e inusuales.


Un roce con la crueldad del corredor de la muerte

Los tiempos

13 de marzo de 2007

Según W.H. Auden, Sobre el sufrimiento nunca se equivocaron, / Los Viejos Maestros. Las pinturas modernas de Simone Sandelson iluminan magistralmente el sufrimiento soportado por Jack E. Alderman, un prisionero condenado a muerte en Georgia, Estados Unidos, durante los últimos 32 años. Las pinturas pueden y deben verse en el Tricycle Theatre de Kilburn, al noroeste de Londres, del 2 de abril al 5 de mayo.

En junio de 1975, Alderman, que entonces tenía 24 años, fue declarado culpable del asesinato de su esposa, Barbara. Era subgerente en el supermercado Piggly Wiggly en el condado de Chatham, Georgia. Trabajó en la oficina del asesor fiscal en Savannah.

El caso de la fiscalía fue que, para reclamar la póliza de seguro de su esposa, Alderman hizo arreglos para que un cómplice, John Brown, fuera a su casa y golpeara a Barbara en la cabeza con una llave inglesa. Luego, Alderman colocó sus manos sobre la nariz y la boca de su esposa hasta que quedó inconsciente. Los hombres llevaron a Barbara en el coche familiar hasta un arroyo y lo dejaron allí, con el cuerpo de Barbara en el asiento del conductor.

Cuando la policía interrogó a Alderman temprano a la mañana siguiente, tenía la ropa manchada de sangre de su esposa. Su defensa fue que cuando llegó a casa, su esposa no estaba allí, supuso que estaba en la casa de un familiar, estaba conduciendo hacia allí cuando vio su auto en el arroyo, encontró su cuerpo, acunó su cabeza y huyó en estado de shock. John Brown presentó pruebas incriminándose a sí mismo y a Alderman.

Jack Alderman fue condenado a muerte. Desde 1975 ha estado esperando ser ejecutado mientras se interponen, rechazan y reconsideran apelaciones, tanto estatales como federales. La Corte Suprema de los Estados Unidos se negó a conocer el caso en 1978, 1980, 1985, 1988, 1994 y 2002. A menos que intervenga el Gobernador de Georgia, Jack Alderman será ejecutado en mayo.

Se ha negado a llegar a un acuerdo para salvar su vida porque eso requeriría admitir lo que sigue negando: que mató a su esposa. Pero su culpabilidad o inocencia hace tiempo que dejó de ser lo importante en su caso.

Una sociedad civilizada no tortura a los prisioneros, por atroces que sean los crímenes por los que han sido condenados y por contundentes que sean las pruebas en su contra. Y mantener a un prisionero en el corredor de la muerte, esperando matarlo, durante 32 años es sin duda una tortura. Hay muchos argumentos en contra de la pena capital. Pero si se quiere cometer un asesinato legal, debe hacerse rápidamente.

Años de demora mientras el proceso legal sigue su curso hacen que la pena capital sea más cruel que la muerte misma. Tal lapso de tiempo significa, como afirmó Dostoievski en El idiota, que el asesinato por proceso legal es infinitamente más terrible que el asesinato por un bandido.

Es profundamente preocupante que el estado de Georgia pueda creer que es correcto ejecutar a un hombre después de 32 años. Aleksandr Solzhenitsyn en El archipiélago Gulag, En su épica acusación contra la penología estalinista, consideró espantoso que un hombre permanezca en el corredor de la muerte durante más de unas pocas semanas.

Sugirió que el registro de estancia en una celda mortuoria era del genetista N.I. Vavilov, que esperó varios meses hasta su ejecución; sí, tal vez incluso un año entero. En Platón Fedón se nos dice que fue sólo debido a la estación sagrada del año que Sócrates estuvo en prisión y no fue ejecutado hasta mucho después de su condena; de hecho, 30 días.

El estado de Georgia responde señalando que los condenados a muerte no están obligados a presentar apelaciones que retrasen su propia ejecución. Pero este argumento fue respondido por el comité judicial del Consejo Privado cuando dictaminó en 1993 que era ilegal que Jamaica ejecutara a delincuentes después de una sorprendente demora de 14 años desde que se impuso la sentencia de muerte.

Lord Griffiths explicó que es parte de la condición humana que un condenado aproveche cada oportunidad para salvar su vida mediante el procedimiento de apelación. Si el sistema legal tarda años en abordar las apelaciones, la culpa debe atribuirse al sistema de apelaciones que permite tal demora y no al preso que se aprovecha de ella.

Simone Sandelson, una retratista que trabaja en Londres, mantiene correspondencia con Jack Alderman durante dos años. Sus cartas y poemas la han inspirado a crear un poderoso conjunto de imágenes. Son pruebas convincentes del daño causado a las víctimas de esta tragedia: Barbara, Jack y la reputación del sistema legal de Georgia. Reprieve, la organización de derechos humanos, está recaudando fondos para luchar contra la ejecución de Jack Alderman y otros condenados a muerte.

Auden señaló que los viejos maestros sabían que el sufrimiento tiene lugar / mientras alguien come, abre una ventana o simplemente camina con tristeza. Mientras desayunamos, viajamos al trabajo o nos relajamos, la campaña de Simone Sandelson para poner fin al sufrimiento de otro ser humano merece nuestro apoyo.

David Pannick

(El autor es abogado en ejercicio en Blackstone Chambers en Temple y miembro del All Souls College de Oxford)


Alderman v. State, 241 Ga. 496, 246 S.E.2d 642 (Ga. 1978) (Apelación directa).

El acusado fue declarado culpable por un jurado del Tribunal Superior de Chatham, Cheatham, J., por el asesinato de su esposa, y condenado a muerte. El demandado apeló. El Tribunal Supremo, Bowles, J., sostuvo que: (1) incluso si se produjo un error al excluir por causa justificada a tres posibles miembros del jurado, quienes, aunque no se oponían en conciencia a la pena capital, testificaron que no podrían redactar un veredicto de muerte si fueran elegidos presidentes. , tal error, dadas las circunstancias, era inofensivo; (2) dadas las circunstancias, el tribunal de primera instancia no abusó de su discreción al denegar la petición del acusado de aplazamiento por falta de testigo; (3) incluso si se produjo un error al permitir que el oficial testificara que el acusado ejerció su derecho a un abogado y permaneció en silencio durante la entrevista sin custodia del oficial con el acusado en el momento en que el acusado no estaba bajo arresto, dicho error fue inofensivo; (4) el testimonio del cómplice del acusado que lo incriminaba no estaba respaldado por la referencia del oficial en un testimonio previo al examen poligráfico que, como demostró dicho testimonio, nunca había sido tomado por el cómplice; (5) lugar probado por el estado; (6) la evidencia que corroboraba el testimonio del cómplice fue suficiente para sustentar el veredicto; (7) no se produjo ningún error al negarse a permitir que la defensa completara el examen de su perito en relación con el tratamiento hipnótico del acusado; (8) al acusado no se le negó la asistencia efectiva de un abogado; (9) la pena de muerte no es inconstitucional y (10) dadas las circunstancias, se afirmaría la pena de muerte. Se confirma sentencia y sentencia. Hall, J., presentó opinión en la que coincidió especialmente en la división 3 y disintió en cuanto a la división 1 y sentencia. Hill, J., disintió y presentó opinión.

BOLOS, Justicia.

El apelante, Jack Alderman, fue acusado formalmente por un gran jurado del condado de Chatham por el delito de asesinato. Fue juzgado por un jurado y declarado culpable del delito. El jurado consideró como circunstancias agravantes legales que *497 se cometió el asesinato. . . con el fin de recibir dinero o cualquier otra cosa de valor monetario (Código Ann. s 27-2534.1(b)(4)) y, que el delito de asesinato fue escandalosamente o sin motivo vil, horrible o inhumano en el sentido de que implicaba tortura, depravación mental o agresión agravada a la víctima. Código Ana. artículo 27-2534.1(b)(7). El recurrente fue condenado a muerte por electrocución. La moción enmendada del apelante para un nuevo juicio fue desestimada y su caso se encuentra ahora ante este tribunal en apelación y para nuestra revisión obligatoria de la pena de muerte impuesta.

I. Resumen de la evidencia

El estado presentó prueba de la cual se autorizó al jurado a encontrar lo siguiente:

En la tarde del 19 de septiembre de 1974, el apelante se acercó a John A. Brown, un amigo cercano, y le pidió ayuda en el asesinato de la esposa del apelante, Barbara J. Alderman. El apelante le dijo a Brown que si ayudaba dividiría con él la mitad de las ganancias de la póliza de seguro de vida de su esposa. Al principio, Brown pensó que Alderman solo estaba bromeando, pero la persistencia de Alderman lo convenció de que hablaba en serio.

Dos días después, el apelante llamó a Brown y le pidió que fuera a su apartamento en el condado de Chatham. Cuando llegó Brown, el apelante le entregó una llave inglesa de 12 pulgadas y le dijo que había que hacerlo. . . todo lo que tienes que hacer es golpearla con la llave inglesa. Brown dudó, pero después de que el apelante lo amenazó con un arma, Brown se dirigió al comedor donde golpeó a la señora Alderman en la nuca con la llave inglesa. La señora Alderman gritó y corrió hacia la sala donde fue abordada por su marido. La sujetó y, con la ayuda de Brown, intentó estrangularla. Después de que ella se desmayó, el apelante le preguntó a Brown si pensaba que estaba muerta. Cuando Brown dijo que sí, el apelante dijo: 'Bueno, quédate aquí con ella mientras abro la puerta del baño'. Brown preguntó para qué y el apelante respondió: Voy a arrastrarla allí y ahogarla. . . Quiero asegurarme de que ella no haga nada. Luego arrastraron el cuerpo de la señora Alderman al baño y lo colocaron en la bañera.

El apelante comenzó a hacer correr agua en la bañera mientras Brown intentaba limpiar las manchas de sangre de la alfombra donde había caído el cuerpo de la señora Alderman. Luego, Brown regresó al baño y vio a la Sra. Alderman en la bañera con agua justo sobre su cara.

Brown y el apelante se cambiaron de ropa y abandonaron el apartamento. Se detuvieron en una tienda Piggly-Wiggly donde Alderman recibió 0 y se los dio a Brown por su ayuda. De allí fueron a un bar y empezaron a beber. Alrededor de las 10 p.m. Brown y el apelante regresaron al apartamento. El cuerpo de la señora Alderman todavía estaba en la bañera, pero sólo quedaba una pequeña cantidad de agua en el fondo de la bañera. La sacaron de la bañera, pusieron su cuerpo sobre una colcha y la envolvieron en ella. Luego colocaron su cuerpo en el maletero de su coche. Brown conducía el coche mientras Alderman lo seguía en una motocicleta. Condujeron hasta Rincan, Georgia, en el condado de Effingham. Cuando llegaron a Dasher Creek, sacaron el cuerpo de la señora Alderman del maletero y lo pusieron en el asiento del conductor de su automóvil. Brown puso el vehículo en marcha y soltó el freno de emergencia. El coche rodó hacia el arroyo. Antes de irse, Brown abrió la puerta para permitir que cayera el cuerpo. Luego los dos se marcharon en la motocicleta.

En el juicio el recurrente testificó a favor de sí mismo. Negó tener algo que ver con la muerte de su esposa. Declaró que la noche en cuestión él y su esposa habían entablado una conversación sobre su incapacidad de quedar embarazada. Ella le había dicho que como era sólo mitad mujer lo iba a dejar para permitir que otra persona ocupara mejor su puesto. Agarró su bolso y salió por la puerta trasera. El apelante testificó que aproximadamente a las 7 p.m. Salió del apartamento y tomó un autobús para tomar una copa. Regresó a su casa aproximadamente a las 10 de la noche. pero su esposa no estaba en casa. Entonces decidió ir a Rincán, donde residía la abuela de la señora Alderman, para pedir disculpas a su esposa. El apelante testificó que cuando cruzó el puente en Dasher Creek, vio el auto de su esposa en el arroyo. La puerta estaba abierta y el cuerpo de su esposa yacía bajo el agua. La recurrente declaró que estaba muerta. Cuando escuchó que se acercaba un auto, se montó en su motocicleta y regresó a un bar en Savannah. El apelante testificó que no sabía por qué había dejado el cuerpo de su esposa en el arroyo; que *499 no recordaba nada de su viaje de regreso a Savannah; y el hecho de que su esposa estuviera muerta se le había olvidado por completo. El apelante testificó que se dio cuenta por primera vez de todos los hechos que rodearon la muerte de su esposa después de ser tratado por un psiquiatra que pudo recuperar su memoria sobre los acontecimientos de esa noche. Dijo que después de ser atendido se dio cuenta de que el miedo le había hecho dejar el cuerpo de su esposa en el arroyo porque sabía que su familia lo culparía por su muerte. Las pruebas se examinarán con más detalle según sea necesario para abordar las enumeraciones de error del apelante.

* * *

En el presente caso, el testimonio del cómplice fue ampliamente corroborado en varios detalles. Un serólogo forense del Laboratorio Criminalístico de Georgia testificó que el tipo de sangre de las manchas encontradas en los pantalones del apelante coincidía con el tipo de sangre de la víctima. Hubo testimonio sobre la impresión del caballete de una motocicleta donde se encontró el cuerpo de la víctima, así como el testimonio de un testigo que manifestó que mientras manejaba hacia el arroyo pasó una motocicleta en sentido contrario, y por el lado izquierdo de la motocicleta él Vi algo blanco ondeando al viento. El acusado era dueño de una motocicleta y admitió haber conducido su motocicleta hasta el lugar del arroyo la noche en cuestión. Esta evidencia corroboró el testimonio del cómplice de que él y el apelante habían abandonado la escena en una motocicleta y que el apelante sostenía la colcha en la que había sido envuelto el cuerpo de la señora Alderman. Las pruebas que lo corroboraron fueron suficientes para respaldar el veredicto del jurado. Por lo tanto, la enumeración del error hecha por el apelante carece de fundamento.

* * *

En nuestra revisión de la sentencia hemos considerado las circunstancias agravantes encontradas por el jurado y las pruebas relativas al delito y al acusado presentadas ante el tribunal. Hemos revisado la sentencia según lo exige Ga.L.1973, p. 159 (Code Ann. s 27-2537 (c) (1-3), como lo hemos hecho en cada caso relacionado con una pena de muerte impuesta bajo este estatuto. Concluimos que la sentencia de muerte impuesta a Jack Alderman no fue impuesta bajo la forma inadecuada. influencia de pasión, prejuicio o cualquier otro factor arbitrario Código Ann. s 27-2537 (c) (1).

El jurado encontró como circunstancias agravantes legales que el acusado cometió el delito de asesinato con el propósito de recibir dinero o cualquier otra cosa de valor monetario (Código Ann. s 27-2534.1 (b) (4)) y que el delito de asesinato fue escandalosamente o sin motivo vil, horrible o inhumano en el sentido de que implicaba tortura, depravación mental o agresión agravada a la víctima (Código Ann. s 27-2534.1 (b) (7)). La evidencia respalda las conclusiones del jurado con respecto a las circunstancias agravantes legales. Además, hemos revisado minuciosamente las instrucciones del tribunal de primera instancia durante la fase de sentencia del juicio del apelante y encontramos que el cargo tal como se presentó no estaba sujeto a los defectos abordados en nuestras decisiones en Fleming v. State, 240 Ga. 142, 240 S.E. 2d 37 (1977) y Hawes v. State, 240 Ga. 327, 240 SE2d 833 (1977).

Al revisar la pena de muerte en este caso, hemos considerado los casos apelados ante este tribunal desde el 1 de enero de 1970, en los que se impuso una pena de muerte o cadena perpetua por asesinato y encontramos que los casos similares establecidos en el apéndice respaldan la afirmación de la pena de muerte. La condena a muerte impuesta a Jack Alderman por asesinato no es excesiva ni desproporcionada con respecto a la pena impuesta en casos similares, considerando tanto el delito como el acusado. Código Ana. artículos 27-2537 (c) (3). El veredicto está respaldado por hechos.

Se confirma sentencia y sentencia.


Alderman v. State, 254 Ga. 206, 327 S.E.2d 168 (Ga. 1985) (Apelación directa).

El acusado fue condenado en el Tribunal Superior del condado de Chatham, Frank S. Cheatham, J., por asesinato y, al ser condenado a muerte, apeló. El Tribunal Supremo, Weltner, J., sostuvo que: (1) el año 1984 era demasiado tarde para plantear, por primera vez, una impugnación de una formación de gran jurado de 1975; (2) los jurados no fueron excusados ​​erróneamente por oponerse a la pena de muerte; (3) el jurado estaba justificado al determinar la circunstancia agravante de que el delito de asesinato era escandalosamente o sin motivo vil, horrible o inhumano en el sentido de que implicaba tortura, depravación mental o agresión agravada a la víctima; (4) las pruebas ofrecidas como atenuante no fueron excluidas erróneamente; (5) el tribunal de primera instancia no se equivocó cuando a ciertos testigos, que habían testificado en un juicio anterior sobre cuestiones de culpabilidad o inocencia, se les permitió dar testimonio en el juicio de nueva sentencia que contenía información no revelada previamente; y (6) la negativa a atender la solicitud del acusado de acusar que si el jurado no podía llegar a un veredicto sobre el castigo, se impondría una pena de cadena perpetua no fue un error. Afirmado.

WELTNER, Justicia.

Este es un caso de pena de muerte. En 1975, el apelante, Jack Alderman, fue declarado culpable en el condado de Chatham por el asesinato de su esposa y condenado a muerte. En apelación directa, este tribunal afirmó. Alderman contra el Estado, 241 Ga. 496, 246 SE2d 642 (1978). Posteriormente, Alderman obtuvo un recurso de hábeas federal en cuanto a la sentencia basándose en que tres posibles miembros del jurado habían sido excusados ​​erróneamente en virtud de Witherspoon v. Illinois, 391 U.S. 510, 88 S.Ct. 1770, 20 L.Ed.2d 776 (1968). Alderman contra Austin, 695 F.2d 124 (5th Cir., Unidad B, 1983) (en pleno). Posteriormente, el condado de Chatham llevó a cabo otro juicio de sentencia y Alderman fue nuevamente condenado a muerte. Ahora apela. FN1

FN1. El juicio de nueva sentencia comenzó en el condado de Chatham el 26 de marzo de 1984 y el jurado llegó a su veredicto el 31 de marzo de 1984. Alderman presentó una moción para un nuevo juicio el 11 de abril de 1984 y presentó una enmienda a la misma el 24 de agosto de 1984. La moción fue denegada el 27 de agosto de 1984. Se presentó debidamente un escrito de apelación y el caso se inscribió en este tribunal el 27 de septiembre de 1984. Los alegatos orales se escucharon el 14 de noviembre de 1984.

1. En su sexta enumeración de errores, Alderman se queja de la denegación del tribunal de primera instancia de su impugnación de la formación del gran jurado que emitió la acusación en este caso en 1975.

No encontramos ningún mérito en esta enumeración. El año 1984 es demasiado tarde para plantear, por primera vez, un desafío a un gran jurado de 1975. Walraven contra el Estado, 250 Ga. 401, 297 S.E.2d 278 (1982); Young contra el Estado, 232 Ga. 285, 206 SE2d 439 (1974).

2. La práctica de la calificación de muerte de los jurados no es inconstitucional por ningún motivo invocado. Mincey contra el Estado, 251 Ga. 255(2), 304 SE2d 882 (1983); Thomas contra el Estado, 245 Ga. 688, 266 SE2d 499 (1980). Tampoco encontramos ningún fundamento en las afirmaciones de Alderman de que la forma en que se impone la pena de muerte en Georgia es inconstitucional. Sus enumeraciones octava y novena carecen de mérito.

3. En su séptima enumeración, Alderman se queja de las limitaciones impuestas por el tribunal de primera instancia a la defensa voir dire. De nuestro examen de la transcripción encontramos que ambas partes tuvieron la oportunidad de determinar la capacidad de los posibles miembros del jurado para decidir el caso sobre sus méritos, con objetividad y libre de prejuicios e inclinaciones previas. Waters contra el Estado, 248 Ga. 355, 363(3), 283 SE2d 238 (1981).

El tribunal de primera instancia no se equivocó al negarse a permitir que Alderman preguntara a los veniremen qué tipo de libros y revistas leían; si eran miembros de alguna organización política; qué tipo de pegatinas tenían en los parachoques de sus automóviles; si habían leído algo sobre la fiabilidad de la hipnosis; si alguna vez habían expresado una opinión sobre otros casos penales; si, si Adolfo Hitler fuera juzgado por matar a 6.000.000 de judíos, podrían imponerle la pena de muerte; si un miembro del jurado que había trabajado anteriormente en una causa penal había sido el presidente; y si algún miembro del jurado había sido alguna vez presidente de un gran jurado. Henderson contra el Estado, 251 Ga. 398(1), 306 SE2d 645 (1983).

4. En su decimotercera enumeración, Alderman sostiene que los jurados fueron excusados ​​erróneamente por oponerse a la pena de muerte, en contra de los estándares de Witherspoon v. Illinois, supra.

Alderman sostiene que la prueba adecuada para la excusa de los jurados que se oponen a la pena de muerte está contenida en la nota a pie de página 21 de la opinión de Witherspoon, en la que el tribunal declaró: [Nada de lo que digamos hoy guarda relación con el poder de un Estado para ejecutar a un acusado condenado hasta la muerte por un jurado del cual los únicos veniremen que de hecho fueron excluidos por causa justificada fueron aquellos que dejaron inequívocamente claro (1) que automáticamente votarían en contra de la imposición de la pena capital sin tener en cuenta cualquier evidencia que pudiera desarrollarse en el juicio de el caso que tienen ante ellos, o (2) que su actitud hacia la pena de muerte les impediría tomar una decisión imparcial sobre la culpabilidad del acusado. 391 EE.UU. en 522-23, 88 S.Ct. en 1777.

Anteriormente hemos reconocido esto como el estándar para excusar a un posible miembro del jurado por oponerse a la pena capital. Sin embargo, ahora está claro que la nota a pie de página tan citada ya no es válida. El estándar para la descalificación ahora es si las opiniones del jurado [sobre la pena capital] 'impedirían o perjudicarían sustancialmente el desempeño de sus deberes como jurado de acuerdo con sus instrucciones y su juramento'. Wainwright v. Witt, 469 U.S. 412, 105 S .Connecticut. 844, 83 L.Ed.2d 841 (1985), citando Adams v. Texas, 448 U.S. 38, 45, 100 S.Ct. 2521, 65 L.Ed.2d 581 (1980).

Esta norma no se transgrede si el jurado simplemente expresa escrúpulos sobre la pena capital (Witherspoon, supra, 391 U.S. en 513, 88 S.Ct. en 1772) o reconoce que la posible imposición de la pena de muerte podría afectar sus deliberaciones en el sentido de que tomaría sus deberes más en serio que de otro modo. Adams contra Texas, supra. Sin embargo, ahora falta el requisito de que un jurado sólo pueda ser excluido si nunca votaría a favor de la pena de muerte; ... independientemente de que un venireman pueda o no votar a favor de la muerte según ciertos estándares personales, el estado aún puede impugnar adecuadamente a ese venireman si se niega a seguir el esquema legal y responder con sinceridad a las preguntas formuladas por el juez de primera instancia. Wainwright contra Witt, supra 469 U.S. en ----, 105 S.Ct. en 851.

Aplicando esta prueba a los hechos de este caso, concluimos que el tribunal de primera instancia no se equivocó al excusar a seis miembros del jurado que se oponían a la *208 pena de muerte.FN2

FN2. Observamos que un miembro del jurado afirmó que podía considerar las pruebas y llegar a una sentencia justa. Sin embargo, un examen más detenido mostró que no consideraba que la pena de muerte fuera una sentencia justa y que votaría a favor de la cadena perpetua sin importar las pruebas. El tribunal de primera instancia no se equivocó al descalificar a este jurado a pesar de sus protestas de imparcialidad. Wainwright v. Witt, supra (citando a Patton v. Yount, 467 U.S. 1025, ----, 104 S.Ct. 2885, 2891, 81 L.Ed.2d 847 (1984)). Otra posible miembro del jurado testificó que podía votar para imponer la pena de muerte si, según la ley, no tenía otra opción. Sin embargo, si pudiera elegir, votaría en contra de la pena de muerte teniendo en cuenta cualquier conjunto de hechos concebible. El tribunal de primera instancia, observando que según la ley de Georgia un miembro del jurado siempre tiene la opción de no imponer una pena de muerte, lo excusó debidamente por causa justificada.

Las respuestas de los restantes jurados demuestran con suficiente claridad su incapacidad para imponer una pena de muerte, y el tribunal de primera instancia no se equivocó al determinar que estaban descalificados para servir como jurados en este caso. Wainwright contra Witt, supra.

5. En su decimocuarta enumeración, Alderman sostiene que el tribunal de primera instancia se equivocó al negarse a conceder impugnaciones de la defensa a dos posibles jurados que, según él, estaban parcializados a favor de la pena de muerte. No estamos de acuerdo. Las respuestas de estos dos jurados no demostraron que sus opiniones sobre la pena capital impedirían o perjudicarían sustancialmente su capacidad para decidir la cuestión de la sentencia de acuerdo con las instrucciones del tribunal. Wainwright contra Witt, supra; Godfrey contra Francis, 251 Ga. 652(11), 308 SE2d 806 (1983).

6. El jurado encontró una circunstancia agravante legal: el delito de asesinato fue escandalosamente o sin motivo vil, horrible o inhumano en el sentido de que implicaba tortura, depravación mental o agresión agravada a la víctima. Véase OCGA § 17-10-30(b)(7). En sus primeras tres enumeraciones de error, que se argumentan juntas, Alderman cuestiona las pruebas, la acusación y el veredicto con respecto a esta circunstancia agravante legal.

(a) Cuando revisamos este caso anteriormente, sostuvimos que la evidencia era suficiente para respaldar la conclusión del jurado de la circunstancia del § (b)(7) más allá de toda duda razonable. Esencialmente se presentaron a este jurado las mismas pruebas agravantes. Los hechos, relatados en Alderman v. State, supra, 241 Ga. en 497-499, 246 S.E.2d 642, distinguen este caso de los casos en los que una determinación de la circunstancia del § (b)(7) sería inapropiada.

(b) El tribunal no se equivocó al acusar al jurado de las tres subpartes del segundo componente del § (b)(7) (tortura, depravación mental y agresión agravada), en la medida en que el estado ofreció pruebas para demostrar que el asesinato involucró a los tres. West contra el Estado, 252 Ga. 156, 160, 313 SE2d 67 (1984).

(c) Alderman sostiene que el veredicto del jurado, dado en disyuntiva por su conclusión de tortura, depravación mental o agresión agravada (énfasis añadido), no es suficientemente definitivo y que no se puede determinar cuál de los elementos del § ( b)(7) el jurado realmente concluyó.

Observamos que el tribunal de primera instancia imputó la mayor parte del cargo sugerido en § (b)(7) establecido en el apéndice de West v. State, supra, excepto que el tribunal omitió cualquier referencia a mutilación, desfiguración grave o abuso sexual de una víctima fallecida como muestra de depravación mental. En cambio, se ordenó al jurado que, para encontrar depravación mental, tenía que encontrar tortura o agresión agravada, tal como se definían esos términos en el cargo. West, supra, en 161-162, 313 S.E.2d 67. En estas circunstancias, cada una de estas tres subpartes del § (b)(7) describe esencialmente la misma conducta. Blake contra el Estado, 239 Ga. 292(5), 236 SE2d 637 (1977). Por lo tanto, a falta de una objeción oportuna a la forma del veredicto, el veredicto fue apropiado. Romine contra el Estado, 251 Ga. 208 (7), 305 S.E.2d 93 (1983).

7. En sus siguientes dos enumeraciones de error, Alderman se queja de la exclusión de pruebas ofrecidas como atenuante.

Niña de 10 años mata a un bebé

En un caso, Alderman deseaba demostrar que poco después del primer juicio, el coacusado Brown le dijo a un compañero de prisión, John Sato, que él (Brown) había matado a la esposa de Alderman y que Alderman no había sido parte en el asesinato. Sato le contó esto a Alderman y sus abogados registraron electrónicamente el relato de Sato sobre el incidente. Posteriormente, la cinta desapareció, al igual que Sato.

El tribunal de primera instancia se negó a permitir que Alderman testificara ante el jurado que Sato dijo que Brown dijo que Alderman era inocente. Esta negativa, sostiene Alderman, fue un error reversible.

Observamos que Brown fue testigo del estado y que testificó que Alderman mató a su esposa con la ayuda de Brown. Por lo tanto, sus declaraciones inconsistentes anteriores, si las hubiera, serían admisibles como prueba sustantiva sobre una objeción de que dichas declaraciones extrajudiciales son rumores o simplemente un juicio político. Gibbons contra el Estado, 248 Ga. 858, 286 SE2d 717 (1982). Sin embargo, tal declaración debe ser probada mediante pruebas competentes, en particular, por un testigo que la haya oído. Véase Castell contra el Estado, 250 Ga. 776(1b), 301 S.E.2d 234 (1983). Sato habría sido un testigo, pero Alderman no. Su único conocimiento del hecho que debe probarse (es decir, de la declaración inconsistente de Brown) es lo que otra persona le dijo. El testimonio de Alderman fue excluido adecuadamente.

No encontramos ningún fundamento en el argumento de Alderman de que Green v. Georgia, 442 U.S. 95, 99 S.Ct. 2150, 60 L.Ed.2d 738 (1979), obliga a admitir tales testimonios en la fase de sentencia de un proceso de pena de muerte. En el caso Green, la Corte Suprema de los Estados Unidos consideró la exclusión de la admisión por parte de un coacusado de que él (y no Green) había sido el verdadero asesino. El testigo que escuchó la admisión estaba disponible para declarar. La Corte afirmó: El testimonio excluido era muy relevante para una cuestión crítica en la fase de castigo del juicio, [cits.], y existían razones sustanciales para asumir su confiabilidad... Quizás lo más importante es que el Estado consideró el testimonio suficientemente confiable. utilizarlo contra [el coacusado] y basar en él una sentencia de muerte. En estas circunstancias únicas, “la regla de los rumores no puede aplicarse mecánicamente para frustrar los fines de la justicia”. [cit.] Id., 442 U.S. en 97, 99 S.Ct. en 2151. (Énfasis añadido).

En este caso, la versión de oídas de Alderman sobre el incidente obviamente no era confiable. Además, otro testigo (Robert Waters) testificó sobre una declaración sustancialmente similar a la supuestamente hecha a Sato. En las circunstancias de este caso, la regla de los rumores no se aplicó mecánicamente para frustrar los fines de la justicia.

En el otro caso, Alderman quiso presentar como prueba declaraciones hechas por él mientras se encontraba en trance hipnótico. Esta prueba fue excluida en el primer juicio y el rechazo del tribunal fue sostenido en apelación. Alderman v. State, supra, 241 Ga. en 510-511, 246 S.E.2d 642. No hubo ningún error.

8. En su undécima enumeración, Alderman sostiene que las disposiciones de notificación de OCGA § 17-10-2 fueron violadas cuando ciertos testigos, que habían testificado en el juicio anterior sobre la cuestión de culpabilidad o inocencia, dieron testimonio en el juicio de nueva sentencia. que contenía información no revelada previamente.

Alderman objetó cuando esto ocurrió por primera vez, y el tribunal de primera instancia falló: Voy a dejar que todos los testigos que testificaron en el caso antes testifiquen y si varían su testimonio o agregan testimonios adicionales, pueden preguntarles por qué lo hicieron, por qué. lo variaron o por qué agregaron nuevos testimonios.

Cuando se vuelve a juzgar un caso en cuanto a la sentencia, tanto el Estado como el acusado tienen derecho a ofrecer pruebas sobre la cuestión de la culpabilidad o la inocencia, no porque la validez de la condena esté en juego, sino porque el jurado necesita examinar las circunstancias de la sentencia. delito (así como cualquier aspecto del carácter o antecedentes del acusado) para decidir inteligentemente la cuestión del castigo. Blankenship contra el Estado, 251 Ga. 621, 308 SE2d 369 (1983); Eddings contra Oklahoma, 455 U.S. 104, 102 S.Ct. 869, 71 L.Ed.2d 1 (1982); **174 Lockett contra Ohio, 438 U.S. 586, 98 S.Ct. 2954, 57 L.Ed.2d 973 (1978). Además, un jurado debe conocer el alcance de la culpabilidad del acusado y la solidez de las pruebas del Estado a este respecto. Véase Enmund contra Florida, 458 U.S. 782, 102 S.Ct. 3368, 73 L.Ed.2d 1140 (1982).

Por estas razones, cualquier prueba que el Estado presente en un juicio de nueva sentencia constituye un agravante, ya que el Estado se basa en ella para solicitar la pena de muerte. Sin embargo, no podemos estar de acuerdo en que el artículo 17-10-2 de la OCGA exige que el estado proporcione, por adelantado, un prospecto completo del testimonio esperado de cada testigo de las circunstancias del delito.

En cuanto a dichos testigos, el requisito de OCGA § 17-10-2 se cumple cuando, como en este caso, el acusado ha recibido no sólo los nombres de los testigos, sino también una transcripción de su testimonio anterior. La sentencia del tribunal de primera instancia fue correcta.

9. En su undécima enumeración, Alderman se queja del argumento final del fiscal, que procedió de la siguiente manera: (El fiscal del distrito): Pero desde que estoy en la oficina, que es en 1977, varios años después de que se juzgó este caso, y este caso ha estado allí, no he estado directamente involucrado en ello todo el tiempo, naturalmente no, pero en ningún momento lo sé- (Abogado defensor): Su Señoría, vamos a objetar cualquier hecho fuera del expediente que el El fiscal de distrito podría testificar. (El fiscal del distrito): Juez, estoy comentando esencialmente el testimonio. (La Corte): Bueno, eso lo puedes hacer, pero no comentes nada que conozcas personalmente o que no supieras. (El fiscal del distrito): Muy bien, señor. Más tarde, sucedió lo siguiente: (El fiscal del distrito): Puedes dejar suelto a Alderman sólo porque te gusta su apariencia. ¿Sabía usted que? Todos ustedes... (abogado defensor): Señoría, voy a objetar eso. No pueden soltar a Alderman. Están aquí con un propósito limitado. (El fiscal del distrito): Disculpe, déjeme... Lo siento, juez. No quise decir eso. Quise decirlo, pero lo dije de manera incorrecta. [Al jurado]: Puedes darle vida a Alderman sólo porque te gusta su apariencia.

No encontramos ningún error reversible en lo anterior. Respecto al resto del argumento, no encontramos nada que requiera la revocación de la pena de muerte. Spivey contra el Estado, 253 Ga. 187(4), 319 SE2d 420 (1984).

10. El tribunal de primera instancia no se equivocó al negarse a aceptar la solicitud de Alderman de acusar que si el jurado no podía llegar a un veredicto, se impondría una pena de cadena perpetua. Ingram contra el Estado, 253 Ga. 622(15), 323 S.E.2d 801 (1984); Allen contra el Estado, 253 Ga. 390(2), 321 SE2d 710 (1984). La duodécima enumeración de Alderman carece de fundamento.

11. En su decimoquinta enumeración, Alderman sostiene que la acusación del tribunal fue inadecuada. (a) El tribunal inició su acusación diciendo: Voy a comenzar esta acusación hoy exponiendo algunos principios generales del derecho que deben aplicar a las pruebas y luego de hacerlo, les daré la ley sustantiva que se aplica a sus responsabilidades en este caso particular. Luego, el tribunal instruyó al jurado sobre los principios estándar del derecho, incluida la carga de la prueba más allá de toda duda razonable, la credibilidad de los testigos, el juicio político, el testimonio de expertos, las pruebas circunstanciales y las partes en un delito. Posteriormente, el tribunal dio las instrucciones habituales en los casos de pena de muerte, incluidas las circunstancias atenuantes y agravantes, y el alcance de la discreción del jurado al dictar sentencia. Alderman sostiene que el tribunal se equivocó al referirse únicamente a la última parte del cargo como sustancial.

Al revisar la acusación en su conjunto, los jurados recibieron instrucciones adecuadas. Felker contra el Estado, 252 Ga. 351(16), 314 SE2d 621 (1984). Aunque Alderman sin duda tiene razón en su afirmación de que toda la acusación del tribunal era sustancial, no estamos de acuerdo en que la manera en que se formuló la acusación denigrara la importancia de cualquiera de sus diversas partes (si es que alguna vez hubo un punto tan fino). registrado en la mente de un solo jurado!)

(b) El tribunal no se equivocó al indicar al jurado que Alderman ya había sido declarado culpable y que el jurado no podía alterar esa conclusión. Esta instrucción era una declaración de derecho correcta. Junto con la instrucción adicional de que el jurado podía, no obstante, considerar la solidez de la evidencia de culpabilidad al determinar la sentencia, este cargo claramente benefició a Alderman.

c) Las instrucciones del tribunal sobre las circunstancias atenuantes fueron suficientes. (d) El tribunal no se equivocó al no informar al jurado que la acusación no era prueba, en la medida en que Alderman fue condenado por el delito imputado en la acusación. La copia enviada con el jurado no mostraba el veredicto de sentencia del jurado anterior.

12. Encontramos que la sentencia de muerte no fue impuesta bajo la influencia de pasión, prejuicio o cualquier otro factor arbitrario. OCGA § 17-10-35(c)(1).

13. Concluimos que la sentencia de muerte de Alderman no es excesiva ni desproporcionada con respecto a las penas impuestas en casos similares, considerando tanto el delito como el acusado. OCGA § 17-10-35(c)(3).

Sentencia confirmada. Todos los Magistrados están de acuerdo.


Alderman contra Austin, 663 F.2d 558 (5th Cir. 1981) (Habeas).

Prisionero estatal presentó una petición de hábeas corpus. El Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia, en Savannah, B. Avant Edenfield, J., 498 F.Supp. 1134, concedió la petición y el alcaide apeló. El Tribunal de Apelaciones, James C. Hill, Juez de Circuito, sostuvo que: (1) aunque el agente especial de la Oficina de Investigaciones, en su testimonio en el juicio del peticionario en el tribunal estatal, aludió en un momento al hecho de que el peticionario había expresado su deseo, durante entrevista, a ejercer su derecho a un abogado y a guardar silencio, dicho comentario no fue solicitado por el fiscal, ni objetado por el abogado del peticionario, ni mencionado en el curso del juicio; en consecuencia, este supuesto error constitucional era inofensivo y no proporcionaba base para un recurso de hábeas corpus federal cuando los indicios de culpabilidad eran abrumadores; pero (2) el jurado que condenó al peticionario por asesinato y lo sentenció a muerte adoleció de un defecto del tipo considerado violatorio del debido proceso en Witherspoon, donde el fiscal obtuvo de tres posibles miembros del jurado que él o ella, si fuera elegido presidente, sería incapaz de firmar un veredicto que aplicaría la pena capital a un acusado, y donde el fiscal luego logró expulsar a esos tres veniremen del jurado por causa justificada. Afirmado en parte; revertido en parte; retenido. Thomas A. Clark, Juez de Circuito, presentó una opinión concurrente en parte y disidente en parte.

* * *

Se confirma la orden del tribunal de distrito que emite la orden judicial, sobre la base de Witherspoon v. Illinois. No se ejecutará la pena de muerte vigente del peticionario. Se revoca la conclusión del tribunal de distrito de error constitucional perjudicial en el caso Doyle v. Ohio del peticionario. El caso se devuelve para trámite que no sea incompatible con este dictamen. Está tan ORDENADO. CONFIRMADO en parte; INVERTIDO en parte; REMANDADO.


Alderman contra Austin, 695 F.2d 124 (5th Cir. 1983) (Habeas).

El recluso presentó una petición de hábeas corpus. Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia, B. Avant Edenfield, J., 498 F.Supp. 1134, se concedió la petición y se interpuso apelación. El Tribunal de Apelaciones, 663 F.2d 558, confirmó en parte, revocó en parte y devolvió el caso. En la nueva audiencia en pleno, el Tribunal de Apelaciones, James C. Hill, juez de circuito, sostuvo que: (1) la única referencia del oficial investigador a la expresión del deseo del acusado de ejercer el derecho a tener un abogado y el derecho a permanecer en silencio fue un error inofensivo, y ( 2) reinstalación del panel que sostuvo que el jurado tenía defectos constitucionales. Alderman contra C.A.11 (Ga.), 1994.


Alderman contra Zant, 22 F.3d 1541 (5th Cir 1994) (Habeas).

Después de la confirmación de la condena por asesinato y la sentencia de muerte, 241 Ga. 496, 246 S.E.2d 642, se presentó una petición de recurso de hábeas corpus. El Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia, No. CV 488-122, B. Avant Edenfield, Juez Presidente, denegó la petición y el peticionario apeló. El Tribunal de Apelaciones, Fay, Juez Superior de Circuito, sostuvo que: (1) la alegación Brady/Giglio del peticionario estaba procesalmente excluida; (2) el peticionario no tenía derecho al beneficio de una excepción fundamental por error judicial para superar las prohibiciones procesales o por abuso de auto; (3) no hubo ninguna promesa, entendimiento o acuerdo entre el estado y el coacusado/testigo que requiriera la divulgación de los mismos al peticionario; y (4) la exclusión por parte del tribunal de primera instancia de las referencias al tratamiento hipnótico del peticionario no privó al peticionario de un juicio fundamentalmente justo. Afirmado.

FAY, Juez Superior de Circuito:

El 23 de junio de 1992, el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia denegó la petición de Alderman de recurso de hábeas corpus. El 23 de octubre de 1992, el tribunal de distrito concedió a Alderman un certificado de causa probable y de ahí esta apelación. Debido a que consideramos que las múltiples alegaciones del peticionario están procesalmente prohibidas, son un abuso de la orden judicial o, alternativamente, carecen de fundamento, AFIRMAMOS el fallo del tribunal de distrito.

HECHOS

El peticionario, Jack E. Alderman (Concejal), y su esposa, Barbara Alderman (Sra. Alderman), vivían en un apartamento en el condado de Chatham, Georgia. Alderman trabajaba como subgerente en el supermercado local Piggly Wiggly. La Sra. Alderman trabajaba en la oficina del Tasador de Impuestos de la ciudad de Savannah. Además de su empleo, la Sra. Alderman mantenía una póliza de seguro de vida de ,000.00 que pagaba el doble de beneficios en caso de muerte accidental. La señora Alderman también tenía otra póliza de seguro de vida por un monto de ,000.00 que nombraba a su madre como beneficiaria.

Alderman conoció a John Arthur Brown (Brown), posteriormente condenado como cómplice del asesinato de la Sra. Alderman, cuando tanto Alderman como Brown estaban empleados en el departamento de mantenimiento de vehículos de la ciudad de Savannah. Brown testificó que el 19 de septiembre de 1974, Alderman llamó a Brown y le pidió que se reuniera con él en el supermercado Piggly Wiggly. Brown declaró que durante esta reunión Alderman le pidió a Brown que matara a la señora Alderman a cambio de la mitad de los ingresos del seguro. Brown, aunque afirmó no tomar en serio a Alderman, aceptó la propuesta.

El sábado 21 de septiembre de 1974, Alderman le pidió a Brown que fuera a su apartamento. Cuando llegó Brown, Alderman le entregó una llave inglesa de treinta centímetros y le ordenó que fuera al dormitorio y matara a la señora Alderman. El testimonio indica que Brown inicialmente se mostró reacio, pero accedió a golpear a la Sra. Alderman cuando lo persuadió el arma que empuñaba Alderman. Brown entró al comedor y golpeó a la señora Alderman en la cabeza con la llave inglesa. La señora Alderman gritó y corrió hacia la sala donde se enfrentó a su marido. Alderman abordó a la Sra. Alderman, luego, con la ayuda de Brown, colocó sus manos sobre la nariz y la boca de la Sra. Alderman hasta que quedó inconsciente.

Alderman y Brown llevaron el cuerpo inerte de la señora Alderman al baño y lo colocaron en la bañera. Alderman comenzó a llenar la bañera mientras Brown limpiaba las manchas de sangre tanto de la sala como del comedor. Alderman y Brown se cambiaron de ropa y abandonaron el apartamento durante varias horas. Los dos hombres fueron al supermercado Piggly Wiggly donde Alderman pidió prestados 0.00. Luego, Alderman y Brown fueron a dos bares locales de Savannah. En algún momento durante la noche, Alderman le dio a Brown los 0.00.

Alderman y Brown regresaron al apartamento alrededor de las 10:00 p. m., sacaron el cuerpo de la señora Alderman de la bañera y lo envolvieron en una colcha verde. Los dos hombres llevaron el cuerpo al Pontiac 1974 de Alderman y lo colocaron en el maletero. Brown conducía el coche de Alderman mientras Alderman lo seguía en su motocicleta. Junto a un arroyo en Rincón, Georgia, Brown y Alderman sacaron el cuerpo del maletero y lo colocaron en el asiento del conductor. Siguiendo la dirección de Alderman, Brown metió la mano en la ventana del conductor y soltó el freno de emergencia, permitiendo que el auto rodara hacia el arroyo. El coche se detuvo a medio camino del arroyo. Nuevamente siguiendo las instrucciones de Alderman, Brown abrió la puerta del auto, sacó el cuerpo de la señora Alderman hasta la mitad y dejó que su cara cayera al arroyo. Los dos hombres quitaron la colcha verde y la alfombrilla de goma del maletero del coche y huyeron del lugar en la motocicleta de Alderman.

Más tarde esa noche, el 21 de septiembre de 1974, Randy Hodges (Hodges) y Terry Callahan (Callahan) conducían a casa por Baker Hill Road y la autopista 131. Cuando giraron hacia la autopista 131 y se acercaron a Dasher's Creek, notaron un automóvil en el arroyo. . Hodges saltó, vio que había una mujer en el auto y envió a Callahan a la casa de Lamar Rahn para pedir ayuda. El sheriff del condado de Effingham, Lloyd Fulcher (Fulcher), respondió a la llamada. A su llegada al lugar, Fulcher encontró el coche de la víctima en el agua junto al puente. Fulcher no notó ningún daño físico aparente en el coche. Ordenó que sacaran el cuerpo de la señora Alderman del coche y lo llevaran al hospital. Fulcher observó que no había marcas de derrape del automóvil, pero que se veían huellas de motocicletas en el área. Fulcher también notó manchas de sangre en el asiento del coche y que faltaba la alfombrilla del maletero.

Siguiendo la dirección de Fulcher, el oficial de policía de Garden City J.D. Crosby (Crosby) fue al apartamento de Alderman solo para encontrarlo cerrado. Más tarde, Crosby regresó al apartamento aproximadamente a las 2:30 a. m. y encontró a Alderman allí con una mujer. Crosby informó a Alderman que su esposa había estado involucrada en un accidente de tránsito y le pidió que acompañara a las autoridades del condado de Effingham al hospital. El agente de la Oficina de Investigaciones de Georgia, H.H. Keadle (Keadle), estuvo presente en el hospital del condado de Effingham. Keadle y Fulcher notaron manchas rojas/marrones en el asiento y la entrepierna de los pantalones de Alderman y en su cinturón. En ese momento, a Alderman le quitaron la ropa. La investigación de Keadle confirmó los hallazgos de Crosby en la escena del accidente. Keadle también recuperó una parte manchada de una alfombra verde y el casco de motocicleta de Alderman, que la madre de la señora Alderman había retirado del apartamento de Alderman. El padre de Alderman, Jack Alderman, Sr., también le dio a la policía la llave inglesa de doce pulgadas que había sacado del apartamento de Alderman.

La seróloga forense Elizabeth Quarles, del Laboratorio Criminalístico del Estado de Georgia, examinó la sangre encontrada en la ropa de Alderman. El tipo de sangre coincidía con el de la señora Alderman. Un examen del vehículo reveló una huella de la palma y cuatro huellas dactilares que se estipularon como de Alderman. Sin embargo, las huellas dactilares de Brown no se encontraron en el coche.

El Dr. Charles Sullinger (Dr. Sullinger) realizó la autopsia del cuerpo de la Sra. Alderman. El Dr. Sullinger concluyó que la laceración en la parte posterior de la cabeza de la señora Alderman fue infligida por un instrumento contundente. El Dr. Sullinger también concluyó que debido a que sólo existía una pequeña cantidad de sangre en el automóvil, el golpe en la cabeza de la Sra. Alderman no se produjo como resultado del accidente. El Dr. Sullinger no encontró evidencia de anomalías en el corazón, ni rasguños en los antebrazos ni evidencia de estrangulamiento. El Dr. Sullinger concluyó que el líquido en los pulmones de la señora Alderman reveló que la señora Alderman murió como resultado de asfixia por ahogamiento.

La investigación de Keadle lo llevó a Brown. Brown finalmente dio una declaración incriminándose a sí mismo y a Alderman. En el juicio, Alderman testificó en su propio nombre y negó haber matado a su esposa. FN1 Alderman testificó que en la noche del 21 de septiembre de 1974, él y su esposa tuvieron una discusión y que salió solo del apartamento. Supuestamente tomó un autobús a Savannah, donde pasó un tiempo en dos bares locales. Alderman testificó que regresó a su casa aproximadamente a las 10:00 p.m. pero su esposa no estaba en casa. Alderman decidió ir a Rincón, Georgia, para ver si la señora Alderman estaba en la casa de sus abuelos.

FN1. Puede encontrarse una versión más completa de la defensa de Alderman en Alderman v. State, 241 Ga. 496, 246 S.E.2d 642, 644-45, cert. denegado, 439 U.S. 991, 99 S.Ct. 593, 58 L.Ed.2d 666 (1978), autorización denegada, 439 U.S. 1122, 99 S.Ct. 1036, 59 L.Ed.2d 84 (1979).

Alderman testificó que de camino a Rincón, observó su automóvil al costado del puente en Dasher's Creek. Alderman detuvo su motocicleta y se dirigió al auto donde descubrió el cuerpo de su esposa. Alderman afirmó que tomó la cabeza de la señora Alderman y la colocó en su regazo. Al escuchar un ruido, Alderman huyó de la escena en estado de shock y miedo. Alderman supuestamente se olvidó del cuerpo de su esposa, condujo hasta Savannah y regresó a un bar local. Luego, Alderman fue a desayunar con amigos a casa de Johnny Ganem. Mientras desayunaba, Alderman le ofreció a Gerlina Carmack (la mujer presente en el apartamento del concejal cuando llegó el oficial J.D. Crosby) llevarla a casa. Alderman supuestamente se había detenido en su apartamento para recoger una chaqueta cuando llegó la policía y lo llevó al hospital donde identificó el cuerpo de su esposa.

Alderman testificó que no sabía por qué había dejado el cuerpo de su esposa en el arroyo; que no recordaba nada de su viaje de regreso a Savannah; y el hecho de que su esposa estuviera muerta se le había olvidado por completo. El apelante testificó que se dio cuenta por primera vez de todos los hechos que rodearon la muerte de su esposa después de ser tratado por un psiquiatra que pudo refrescarle la memoria sobre los acontecimientos que rodearon su muerte. Testificó además que después de ser tratado por el psiquiatra se dio cuenta de que el miedo le había hecho dejar el cuerpo de su esposa en el arroyo porque sabía que su familia lo culparía por su muerte.

HISTORIA PROCESAL

Alderman fue condenado originalmente en el Tribunal Superior del condado de Chatham por el asesinato de su esposa, Barbara Alderman. El jurado determinó la culpabilidad acompañada de dos circunstancias agravantes legales: (1) Ga.Code Ann. § 27-2534.1(b)(4), es decir, asesinato cometido... con el fin de recibir dinero o cualquier otra cosa de valor monetario; y (2) Ga.Code Ann. § 27-2534.1(b)(7), es decir, asesinato que fue escandalosamente o sin motivo vil, horrible o inhumano en el sentido de que implicó tortura, depravación mental o agresión agravada a la víctima. El jurado condenó a muerte a Alderman. En apelación directa, la Corte Suprema de Georgia confirmó su condena y sentencia. Alderman v. State, 241 Ga. 496, 246 S.E.2d 642, cert. denegado, 439 U.S. 991, 99 S.Ct. 593, 58 L.Ed.2d 666 (1978), reh'g. denegado, 439 U.S. 1122, 99 S.Ct. 1036, 59 L.Ed.2d 84 (1979).

Alderman solicitó el recurso de hábeas corpus estatal en una acción presentada ante el Tribunal Superior del condado de Chatham, Georgia. Alderman contra Griffin, Acción Civil No. 14385-C. El 4 de junio de 1979 el tribunal estatal de hábeas corpus celebró una audiencia sin restringir al abogado en la presentación de pruebas o argumentos. Se le negó el alivio. Posteriormente, la Corte Suprema de Georgia le negó a Alderman un certificado de causa probable para apelar. La Corte Suprema de los Estados Unidos denegó la petición de Alderman de un auto de certiorari. Alderman contra Balkcom, 444 U.S. 1103, 100 S.Ct. 1068, 62 L.Ed.2d 788, autorización denegada, 445 U.S. 973, 100 S.Ct. 1670, 64 L.Ed.2d 252 (1980).

Luego, Alderman presentó una solicitud de recurso de hábeas corpus federal en un tribunal de distrito federal. El tribunal de distrito se pronunció sobre dos cuestiones y concedió amparo en cuanto a la condena y la sentencia. Concejal contra Austin, 498 F.Supp. 1134 (SDGa.1980). En la apelación, el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito revocó la sentencia de muerte pero confirmó la condena. Alderman contra Austin, 663 F.2d 558 (5th Cir. Unit B 1981); Alderman contra Austin, 695 F.2d 124 (5th Cir. Unit B 1983) (en banc). Alderman no instó al tribunal de distrito a pronunciarse sobre las cuestiones restantes y procedió con una nueva audiencia de sentencia en el Tribunal Superior del condado de Chatham, Georgia.

En marzo de 1984 se celebró una nueva audiencia de sentencia en el Tribunal Superior del condado de Chatham. Alderman fue nuevamente condenado a muerte. La Corte Suprema de Georgia confirmó la pena de muerte. Alderman v. State, 254 Ga. 206, 327 S.E.2d 168, cert. denegado, 474 U.S. 911, 106 S.Ct. 282, 88 L.Ed.2d 245, reh'g. denegado, 474 U.S. 1000, 106 S.Ct. 419, 88 L.Ed.2d 369 (1985). Luego, Alderman presentó una petición de hábeas corpus estatal en el Tribunal Superior del condado de Butts, Georgia. Alderman contra Kemp, Acción Civil No. 86-V-524. El tribunal estatal de hábeas corpus desestimó la petición el 10 de septiembre de 1987 tras una audiencia celebrada el 29 de junio de 1987. El 28 de octubre de 1987, la Corte Suprema de Georgia denegó la solicitud de certificado de causa probable para apelar. La Corte Suprema de los Estados Unidos denegó la petición de certiorari. Alderman contra Georgia, 485 U.S. 943, 108 S.Ct. 1124, 99 L.Ed.2d 285, permiso denegado, 485 U.S. 1030, 108 S.Ct. 1588, 99 L.Ed.2d 903 (1988).

El 23 de junio de 1988, Alderman presentó una segunda petición federal de recurso de hábeas corpus ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Georgia. El tribunal de distrito denegó la reparación el 6 de junio de 1989, sin celebración de audiencia probatoria. Posteriormente a la emisión de la sentencia, tanto Alderman como el Estado (Demandado) presentaron mociones para alterar y enmendar. El 22 de junio de 1989, el tribunal de distrito dictó una orden denegando la moción de Alderman para alterar y enmendar, pero no se pronunció sobre la moción de la demandada. Durante la tramitación de la Moción para alterar y enmendar de la Demandada, Alderman presentó un aviso de apelación.

El 10 de agosto de 1990, este Tribunal desestimó la apelación por falta de jurisdicción con base en la Moción de Alteración y Enmienda pendiente de la Demandada. En prisión preventiva, el tribunal de distrito dictó una orden el 20 de septiembre de 1990 aceptando en parte la moción de la demandada para alterar y enmendar y denegando la moción en parte. FN2 Alderman luego presentó una apelación impugnando ambas decisiones del tribunal de distrito y al mismo tiempo impugnando la competencia del tribunal para considerar su propia apelación debido a que no se ha pronunciado sobre una cuestión. El 27 de diciembre de 1991, este Tribunal nuevamente desestimó el recurso por falta de competencia porque el tribunal de distrito no se pronunció sobre el reclamo del peticionario respecto de la composición inconstitucional del jurado transversal.FN3

FN2. El tribunal de distrito reafirmó específicamente su conclusión de que el peticionario no abandonó ni renunció a ninguno de sus derechos al aceptar una nueva audiencia de sentencia. Sin embargo, el tribunal modificó su orden de fecha 6 de junio de 1989 con respecto a nueve de las alegaciones del peticionario que anteriormente había considerado un abuso del auto. El tribunal afirmó que debido a que el segundo tribunal de hábeas estatal determinó que O.C.G.A. § 9-14-51 prohibió nueve de las alegaciones contenidas en la petición sucesiva, el tribunal debería aplazar esas decisiones a menos que el peticionario pudiera demostrar causa por la que no planteó las cuestiones en la primera petición de hábeas estatal. Presnell contra Kemp, 835 F.2d 1567, 1580 (11th Cir.1988), cert. denegado, 488 U.S. 1050, 109 S.Ct. 882, 102 L.Ed.2d 1004 (1989). Por lo tanto, el tribunal modificó su Orden del 6 de junio de 1989 y sostuvo que las nueve alegaciones que anteriormente había considerado un abuso del auto estaban, subsidiariamente, prescritas procesalmente.

FN3. Al devolver la apelación del peticionario al tribunal de distrito, este Tribunal también declaró: Dado que hemos tenido la ventaja de contar con escritos y argumentos orales sobre el fondo de este caso, observamos que al momento de la devolución el tribunal de distrito tendrá jurisdicción para celebrar una audiencia probatoria sobre el caso de Alderman. reclamaciones por violación de Giglio v. Estados Unidos, 405 U.S. 150 [92 S.Ct. 763, 31 L.Ed.2d 104] (1972); Brady contra Maryland, 373 U.S. 83 [83 S.Ct. 1194, 10 L.Ed.2d 215] (1963), y mala conducta procesal basada en la supuesta falta de divulgación de un acuerdo entre el estado y el testigo John Brown. (Orden de 27 de diciembre de 1991 en 4 n. 4.)

El 21 de febrero de 1992, el tribunal de distrito ordenó a las partes que presentaran escritos y programó una audiencia de prueba para el 18 de marzo de 1992. El 11 de mayo de 1992, el tribunal de distrito denegó la solicitud del peticionario de una audiencia de prueba sobre la cuestión del jurado transversal y rechazó considerar la cuestión en la audiencia de prueba. Después de la audiencia probatoria, la declaración de Brown tomada el 20 de mayo de 1992 pasó a formar parte del expediente. El 23 de junio de 1992 el tribunal de distrito dictó auto negando el recurso de hábeas corpus. El 23 de octubre de 1992, el tribunal de distrito concedió a Alderman un certificado de causa probable para apelar.

* * *

El recurrente impugna la sentencia afirmando que las pruebas no sustentaban la existencia de la séptima circunstancia agravante legal. Nosotros, al igual que el tribunal de distrito, no estamos de acuerdo. Encontramos que el tribunal estatal, el tribunal supremo del estado y el tribunal de distrito determinaron adecuadamente que había pruebas suficientes para respaldar la conclusión de la circunstancia agravante legal de georgia (b)(7), a saber, que el delito fue escandalosamente o sin motivo vil, horrible, o inhumano en el sentido de que implicaba tortura, depravación mental o agresión agravada a la víctima. Por lo tanto, estamos de acuerdo con la conclusión del tribunal de distrito de que no se produjo ninguna privación constitucional federal y que había pruebas suficientes para corroborar el testimonio de Brown.

CONCLUSIÓN

Con base en la discusión anterior, y por las razones expuestas en las órdenes dispositivas del tribunal de distrito con respecto a las cuestiones enumeradas en la nota al pie 4, supra, AFIRMAMOS la denegación de reparación por parte del tribunal de distrito.



El arzobispo de Atlanta, Wilton Montgomery, visitando a Jack Alderman
en la Prisión Correccional de Diagnóstico de Georgia con dos sacerdotes

La víctima, Barbara Jean Alderman.

Entradas Populares