Jake Bird la enciclopedia de los asesinos

F

B


planes y entusiasmo para seguir expandiéndose y hacer de Murderpedia un sitio mejor, pero realmente
Necesito tu ayuda para esto. Muchas gracias por adelantado.

Jake pájaro



También conocido como: 'El asesino del hacha de Tacoma'
Clasificación: Asesino en serie
Características: Violación - Robos
Número de víctimas: 11 - 44
Fecha de los asesinatos: 1930's -19 47
Fecha de arresto: 30 de octubre, 1947
Fecha de nacimiento: 14 de diciembre, 1901
Perfil de las víctimas: METRO mayoría de mujeres
Método de asesinato: Golpear con un hacha - Calle Abing con cuchillo
Ubicación: Varios estados, EE.UU.
Estado: Ejecutado en la horca en la Penitenciaría del Estado de Washington en Walla Walla el 15 de julio de 1949

galería de fotos


La policía captura al asesino en serie Jake Bird después de que asesinara a dos mujeres de Tacoma el 30 de octubre de 1947.





¿Britney Spears tiene la custodia de sus hijos?

Por Daryl C. McClary, 5 de octubre de 2006

HistoryLink.org





El 30 de octubre de 1949, Jake Bird (1901-1949), un transeúnte de 45 años, irrumpe en la casa de Bertha Kludt y su hija, Beverly June Kludt, y las mata a machetazos con un hacha.



Dos agentes de policía, enviados a la residencia de Tacoma para investigar informes de gritos desde el interior de la residencia, ven a un hombre salir corriendo por la puerta trasera y perseguirlo. Bird es capturado y llevado a la cárcel de la ciudad de Tacoma, donde confiesa los asesinatos, alegando que fue un robo que salió mal.



El 26 de noviembre de 1947, después de un juicio de tres días, un jurado del condado de Pierce declara culpable a Bird de asesinato en primer grado y recomienda la pena de muerte. Mientras se encuentra en el corredor de la muerte, Bird confiesa haber cometido o estado involucrado en al menos 44 asesinatos durante sus viajes por todo el país.

Es ahorcado en la Penitenciaría del Estado de Washington en Walla Walla el 15 de julio de 1949. Aunque el caso no logra captar la atención de la prensa nacional, la historia señala a Bird como uno de los asesinos en serie más prolíficos del país.



Gritos y persecución

A las 2:30 a.m. del jueves 30 de octubre de 1947, los oficiales de policía de Tacoma, Andrew P. Sabutis y Evan Skip Davies, fueron enviados al 1007 S 21st Street para investigar informes de gritos que emanaban del interior de la residencia. Mientras se acercaban, un hombre descalzo salió corriendo por la puerta trasera hacia el patio trasero y se estrelló contra una valla. Los dos patrulleros inmediatamente lo persiguieron.

Después de escalar varias cercas más del patio trasero, el fugitivo finalmente fue detenido por una cerca alta y acorralado en un callejón detrás de 2122 S 'J' Street. Sacó una navaja y luego atacó a los oficiales, cortándole la mano a Davies y apuñalando a Sabutis en el hombro. El oficial Sabutis, un ex boxeador conocido como Tiny LaMarr, sometió al agresor con un gancho de izquierda en la mandíbula y una patada en la ingle.

Después de la pelea, el oficial John Hickey llevó al prisionero al Hospital General de Tacoma en una patrulla, donde recibió tratamiento por laceraciones en la cabeza y la cara. Sabutis ingresó en el Hospital St. Joseph con una herida grave en la espalda y a Davies le cosieron y vendaron los cortes en la mano allí.

Cuando los agentes de policía entraron a la residencia, encontraron a Bertha Kludt, de 52 años, muerta en su dormitorio, junto a la cocina, y el cuerpo de su hija, Beverly June Kludt, de 17 años, en el suelo de la cocina. Ambas mujeres fueron asesinadas a golpes con un hacha que habían dejado en la escena del crimen.

El teniente detective Earl Cornelison determinó que se había intentado agredir sexualmente a Bertha Kludt antes de que fuera asesinada intencionalmente. Beverly June, al escuchar los gritos de su madre, aparentemente salió corriendo de su habitación de arriba a la cocina, donde se encontró con el agresor y fue asesinada.

La historia de Jake Bird

El hombre capturado por los oficiales Sabutis y Davies fue identificado como Jake Bird, un transeúnte negro de 45 años que tenía un largo historial criminal que incluía robos, asaltos, intento de asesinato y asesinato. Bird estimó que había cumplido unos 15 años en varias prisiones por cometer delitos.

Nació en Luisiana y se fue de casa cuando tenía 19 años. Durante los años siguientes, Bird nunca permaneció en un lugar por mucho tiempo, prefiriendo la vida de un trabajador itinerante. A menudo encontró empleo en el ferrocarril como trabajador de una cuadrilla de sección, lo que le permitió ganar dinero y seguir moviéndose de ciudad en ciudad. Era una ocupación que se adaptaba bastante bien a su vocación: acechar y asesinar mujeres en los pueblos que visitaba.

Bird fue interrogado por el teniente detective Sherman W. Lyons en la cárcel de la ciudad de Tacoma, donde dictó y firmó una confesión en presencia de cuatro agentes de policía. Su confesión indicó que entró en la residencia Kludt por la puerta trasera abierta para cometer un robo fácil.

Trajo un hacha que encontró en un cobertizo cercano, para engañar a cualquiera que intentara molestarme. Bird se quitó los zapatos, entró sigilosamente en el dormitorio de Bertha Kludt y robó 1,50 dólares de su bolso. Cuando regresó a la cocina, se dio vuelta y encontró a Bertha parada detrás de él.

Bird le dijo que sólo quería su dinero y sus zapatos, y que luego se marcharía. Pero, de repente, Beverly June lo agarró por detrás y se produjo una lucha feroz que resultó en la muerte de las dos mujeres. Bird agregó que pensó que los policías le dispararían cuando lo tenían acorralado entre los arbustos, por lo que los atacó con su cuchillo.

Procedimientos legales

El viernes 31 de octubre de 1947, el fiscal adjunto Earl D. Mann acusó a Jake Bird en el Tribunal Superior del condado de Pierce de asesinato en primer grado, pero sólo por la muerte de Bertha Kludt. Era costumbre presentar solo un cargo en homicidios múltiples cuando la falta de obtener una condena por el primer delito permitiría la presentación de cargos de asesinato adicionales.

El juez Edward D. Hodge (1878-1948) nombró a James W. Selden, ex fiscal del condado de Pierce, como su abogado defensor. En su lectura de cargos, Bird se declaró inocente y el juicio se fijó para el lunes 24 de noviembre de 1947.

En una audiencia de moción el 14 de noviembre de 1957, el abogado defensor Selden solicitó un cambio de sede, afirmando que Bird no podía obtener un juicio justo en el condado de Pierce. También pidió ser relevado como abogado de Bird, informando al tribunal que Bird quería representarse a sí mismo. El juez Hodge negó ambas solicitudes.

El juicio comenzó según lo previsto en el juzgado del condado de Pierce ante el juez Hodge, pero fue retrasado por la selección del jurado. El interrogatorio de los posibles miembros del jurado giró en torno a sus impresiones sobre el crimen obtenidas por los medios de comunicación y si Jake Bird, un hombre negro, podría obtener un juicio justo.

Cuatro miembros del jurado fueron excusados ​​cuando se supo que recientemente habían participado en otro juicio por asesinato en primer grado en el que el acusado fue declarado culpable y sentenciado a la horca. Al final del día, se seleccionó un jurado compuesto por nueve hombres y tres mujeres y el tribunal entró en receso hasta las 9:00 a. m. de la mañana siguiente.

La prueba

El juicio avanzó a un ritmo rápido y concluyó en sólo un día y medio de testimonios. La estrategia del fiscal Patrick M. Steele fue demostrar que la muerte de Bertha Kludt fue premeditada, calificando así al acusado para la pena de muerte.

En el juicio pesaban mucho las pruebas relativas al asesinato sin sentido de Beverly June Kludt, de 17 años, quien fue asesinada a golpes en la cocina cuando salió en defensa de su madre. Se encontró sangre y tejido cerebral de ambas víctimas en la ropa de Bird, sus huellas dactilares ensangrentadas se encontraron en la casa y en el hacha y sus zapatos en la escena del crimen.

El estado presentó un testigo sorpresa, el oficial de policía de Tacoma, John Hickey, quien testificó que él y el oficial Russell Skattum le dieron una paliza a Bird mientras estaba bajo su custodia. Hickey dijo: Lamento decir que perdí los estribos después de regresar de la casa de los Kludt y ver los cuerpos terriblemente mutilados de las dos mujeres. Le pregunté a Bird mientras estábamos sentados en la patrulla por qué había asesinado a las dos mujeres. Dijo que no lo hizo. Le pregunté quién lo hizo entonces y dijo: 'Fue LeRoy'. '¿Quién es LeRoy?', Le pregunté. 'Oh, otro negro por la ciudad', respondió Bird. “Estás mintiendo”, respondí, y él me miró con una mirada engreída e insolente. Sé que no debería haberlo hecho, pero le di un puñetazo en la mandíbula y lo lancé al frente de la patrulla. Luego lo golpeé varias veces con mi porra hasta que dijo: 'No me mates'. Eso me hizo recobrar el sentido y lo llevamos al hospital donde una enfermera dijo que no estaba gravemente herido ( Seattle Post-Inteligencia ).

Más tarde, cuando el fiscal Steele decidió incorporar como prueba la confesión firmada de Bird, el abogado defensor Selden se opuso enérgicamente, declarando que se había obtenido bajo coacción y, por lo tanto, era inadmisible. Pero el juez Hodge no estuvo de acuerdo y dictaminó que no había relación entre la golpiza y las confesiones voluntarias de Bird, y lo admitió como prueba.

A pesar de las continuas y enérgicas objeciones de los Selden, la confesión fue leída en el expediente y luego la fiscalía desestimó su caso. El abogado defensor Selden dio descanso a la defensa sin llamar al estrado a Bird ni a ningún otro testigo.

Los alegatos finales comenzaron el miércoles 26 de noviembre de 1947 por la mañana y el caso pasó al jurado al mediodía. Después de deliberar durante sólo 35 minutos, el jurado emitió su veredicto. Bird fue declarado culpable de asesinato en primer grado y el jurado votó a favor de imponer la pena de muerte. Bird, que había permanecido impasible durante todo el juicio, permaneció impasible mientras el juez Hodge leía el veredicto. En su camino de regreso a la cárcel del condado de Pierce, Bird preguntó a los cinco ayudantes del sheriff que lo custodiaban: ¿A qué se debe tanto revuelo? ( El tribuno de noticias de Tacoma ).

Comentarios al momento de la sentencia

El sábado 6 de diciembre de 1947, el juez Hodge condenó a Bird a ser colgado en la horca en la Penitenciaría del Estado de Washington el 16 de enero de 1948. Después de que el juez Hodge denegara una moción para un nuevo juicio, el abogado defensor Selden dijo al tribunal que había hecho todo lo que estaba en su poder para defender a Bird y que no se harían más apelaciones en nombre de Bird. Entonces Selden declaró: Siento que cada vez que un hombre de 45 años tiene la idea de que ninguna vida está segura para nadie, excepto la suya propia, ese hombre es un perjuicio para la sociedad y debe ser destruido ( El tribuno de noticias de Tacoma ).

Cuando el juez Hodge pidió comentarios a Bird, declaró, no tuve oportunidad de defenderme. Mis propios abogados acaban de pedirte que me colgaras. Me pidieron disculpas por defenderme. Si eran tan reacios a defenderme, ¿por qué impugnaron la prueba del asesinato del fiscal y ahora dicen que todo está probado? ( El tribuno de noticias de Tacoma ). Al final de su apasionado discurso de 20 minutos, Bird declaró: Todos ustedes que tuvieron algo que ver con este caso van a morir antes que yo ( Los tiempos de Seattle ). Se hizo conocido como Jake Bird Hex. Al cabo de un año, cinco hombres relacionados con el juicio de Bird murieron.

El pasado del pájaro

El domingo 7 de diciembre de 1947, el subsheriff del condado de Pierce, Joseph E. Karpatch, y el ayudante Michael Waverek llevaron a Bird en una patrulla a la Penitenciaría del Estado de Washington en Walla Walla para esperar su ejecución. Poco después de su llegada, Bird comenzó a confesar su participación en una docena de asesinatos que tuvieron lugar en un lapso de 20 años.

El 6 de enero de 1948, a petición del gobernador Monrad Charles Wallgren (1891-1961), el fiscal del condado de Pierce, Patrick Steele, y el teniente detective de la policía de Tacoma, Sherman Lyons, fueron a la penitenciaría para escuchar las confesiones. En un evidente intento de obtener un indulto, Bird se ofreció a contarles más para limpiar su conciencia. Steele dijo a la prensa: Queremos darle la oportunidad de contarlo, pero no pretendemos permitirle usar lo que podría haber retenido como un medio para agregar unos días a su vida. El tribuno de noticias de Tacoma ).

Durante los días siguientes, Steele y Lyons tomaron voluminosas notas sobre las declaraciones de Bird, que compilaron en un informe de 174 páginas para la oficina del Gobernador.

El 15 de enero de 1948, Bird finalmente obtuvo un indulto de 60 días del gobernador Wallgren al afirmar que, con el tiempo, podría aclarar al menos 44 asesinatos que cometió o en los que participó durante sus viajes por todo el país. Sus confesiones atrajeron a una multitud de investigadores de todo el país para entrevistarlo en la penitenciaría estatal.

De estos 44 asesinatos confesados, sólo 11 estaban fundamentados, pero Bird tenía conocimiento más que suficiente sobre los demás para ser el principal sospechoso. La policía de varios estados aprovechó la oportunidad para cerrar los libros de muchos de sus asesinatos sin resolver. En sus viajes, Bird había asesinado a personas, en su mayoría mujeres, en Illinois, Kentucky, Nebraska, Oklahoma, Kansas, Dakota del Sur, Ohio, Florida, Wisconsin, Michigan, Iowa y Washington.

Mientras tanto, Bird apeló su condena ante la Corte Suprema del Estado de Washington. Él personalmente argumentó su caso ante los jueces de la Corte Suprema, afirmando que el juez Hodge había cometido varios errores judiciales y exigió un nuevo juicio. El 30 de noviembre de 1948, su petición final al estado para un nuevo juicio fue denegada y el 3 de diciembre de 1948, el juez Hugh J. Rosellini (1909-1984) firmó otra sentencia de muerte, ordenando que Bird fuera ahorcado el 14 de enero de 1949.

El abogado de Bird, Murray Taggart de Walla Walla, solicitó inmediatamente una suspensión de la ejecución para permitir la presentación de una apelación ante el Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos. La moción fue aceptada con la condición de que el tribunal aceptara revisar el caso.

Cuando el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos se negó a revisar el caso, el juez Rosellini fijó la fecha de ejecución de Bird para el 15 de julio de 1949. El abogado Taggart solicitó otra suspensión de la ejecución para permitir la presentación de una apelación ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, pero la moción fue denegada.

Sin inmutarse, Taggart presentó tres peticiones más en nombre de Bird, pero la Corte Suprema de Estados Unidos se negó a revisar el caso; la última vez el 14 de julio de 1949. La última esperanza de Bird era un acto de clemencia ejecutiva del gobernador Arthur B. Langlie (1900-1966), pero Langlie decidió no interferir con la ejecución.

El ahorcamiento

La noche del jueves 14 de julio de 1949, Jake Bird comió su última comida en el corredor de la muerte y luego habló con su abogado durante dos horas. Bird le dijo a Taggart que podía ser un buen perdedor siempre que sintiera que se había hecho todo lo posible para salvar su vida. Más tarde esa noche, lo trasladaron a una celda cerca de la horca, donde lo afeitaron y lo vistieron con ropa nueva.

Poco después de la medianoche, Bird caminó 10 pies desde la celda hasta la horca acompañado por el director Tom Smith y dos guardias de la prisión. No dijo nada a los 125 testigos que se habían reunido en la sala, pero murmuró algún comentario a uno de los guardias.

Un capellán voluntario de la prisión, el reverendo Arvid C. Ohrnell, comenzó a leer una nota de Bird, declarando que no guardaba malicia hacia nadie y pedía perdón. Pero antes de que terminara, la trampilla se abrió, dejando caer a Bird cinco pies hasta su muerte.

Jake Bird fue ahorcado a las 0:20 a. m. del 15 de julio de 1949. Su cuerpo fue retirado 14 minutos después y el médico de la prisión, el Dr. Elmer Hill, lo declaró muerto. Fue enterrado en una tumba anónima en el cementerio de la prisión, identificado únicamente como el convicto número 21520. Bird legó su fortuna personal, 6,15 dólares, a su abogado de apelaciones, Murray Taggart.

Aunque no tenía una educación formal, Bird ganó un mínimo de fama como abogado en la cárcel, a menudo defendiendo su propio caso ante el tribunal. Su conocimiento de la ley, junto con la ayuda de personas contra la pena de muerte, le permitieron retrasar su ejecución un año y medio.

El caso de Bird no logró captar la atención de la prensa nacional, a pesar de que confesó haber cometido o estado involucrado en al menos 44 asesinatos en todo el país. Pero la historia lo señala como uno de los asesinos en serie más prolíficos del país.

El maleficio de Jake Bird:

Los cinco hombres relacionados con el juicio de Bird que murieron un año después del Jake Bird Hex.

  • Edward D. Hodge, juez del Tribunal Superior del condado de Pierce, 69 años, murió el 1 de enero de 1948.

  • Joseph E. Karpach, subsheriff del condado de Pierce, 46 años, murió el 5 de abril de 1948.

  • George L. Harrigan, taquígrafo judicial del condado de Pierce, 69 años, murió el 11 de junio de 1948.

  • Sherman W. Lyons, teniente detective de la policía de Tacoma, 46 años, murió el 28 de octubre de 1948.

  • James W. Selden, abogado defensor de Bird, de 76 años, murió el 26 de noviembre de 1948.

De acuerdo a El tribuno de noticias de Tacoma , todos los hombres murieron de ataques cardíacos. Un sexto hombre, un guardia de la Penitenciaría del Estado de Washington asignado al corredor de la muerte, murió de neumonía dos meses antes de la ejecución de Bird.


Jake Bird es ahorcado por el asesinato de dos mujeres de Tacoma el 15 de julio de 1949

Por Daryl C. McClary, 31 de octubre de 2006

HistoryLink.org

El 15 de julio de 1949 a las 12:20 a. m., Jake Bird (1901-1949) es ahorcado en la Penitenciaría del Estado de Washington en Walla Walla por los asesinatos con hacha de Bertha Kludt, de 52 años, y su hija Beverly June, de 17 años, en Tacoma. el 30 de octubre de 1947.

Mientras se encuentra en el corredor de la muerte, Bird, un transeúnte durante la mayor parte de su vida adulta, confiesa haber cometido o estado involucrado en al menos 44 asesinatos durante sus viajes por todo el país. Aunque los periódicos etiquetan a Bird como el asesino del hacha de Tacoma, su caso no logra captar la atención de la prensa nacional. Pero la historia señala a Bird como uno de los asesinos en serie más prolíficos del país.

Temprano en la mañana del 30 de octubre de 1947, dos oficiales de policía de Tacoma fueron enviados al 1007 S. 21st Street para investigar informes de gritos que emanaban del interior de la residencia. Mientras se acercaban, un hombre salió corriendo por la puerta trasera hacia el patio trasero y se estrelló contra una cerca. Los policías lo persiguieron.

El fugitivo escaló varias vallas más en el patio trasero, pero finalmente fue detenido por una valla de alambre alta y acorralado entre unos arbustos cercanos. Sacó una navaja automática y luego atacó a los agentes, cortándole la mano a uno y apuñalando al otro por la espalda. Uno de los agentes, un ex boxeador profesional, sometió al agresor con un gancho de izquierda en la mandíbula y una patada en la ingle.

Cuando los agentes de policía entraron a la residencia, encontraron muertas a la señora Bertha Kludt, de 53 años, y a su hija, Beverly June Kludt, de 17 años. Ambas mujeres habían recibido varios golpes de hacha en la cabeza. El arma homicida fue encontrada en el suelo de la cocina.

El hombre capturado por los agentes de policía de Tacoma fue identificado como Jake Bird, un transeúnte negro, de 45 años, que tenía un largo historial criminal que incluía robos, asaltos e intento de asesinato.

En la cárcel de la ciudad, Bird confesó los asesinatos, pero afirmó que el robo fue el único motivo para entrar en la residencia Kludt. Bertha Kludt lo sorprendió en el acto e intentó escapar de la casa. Cuando intentó detenerlo, Bird entró en pánico y la golpeó en la cabeza con un hacha. Beverly June, despertada por los gritos y el ruido, fue asesinada a machetazos cuando salió en defensa de su madre. Pero los detectives de homicidios determinaron que se había intentado agredir sexualmente a Bertha Kludt en su dormitorio antes de que la mataran intencionalmente. El asesinato de Beverly June probablemente fue incidental a la fuga de Bird.

El 31 de octubre de 1947, Bird fue acusado en el Tribunal Superior del condado de Pierce de asesinato en primer grado, pero sólo por la muerte de Bertha Kludt. El fiscal necesitaba demostrar que su muerte fue premeditada para poder calificar al acusado para la pena de muerte. Bird se declaró inocente en su lectura de cargos y fue recluido en la cárcel de la ciudad de Tacoma sin derecho a fianza.

El juicio comenzó el 24 de noviembre de 1947 en el Tribunal Superior del condado de Pierce y duró dos días y medio. Pesó mucho en el juicio el asesinato sin sentido de Beverly June Kludt, quien fue asesinada a golpes cuando salió en defensa de su madre. Se encontró sangre y tejido cerebral de ambas víctimas en la ropa de Bird, y sus huellas dactilares ensangrentadas se encontraron en la casa y en el hacha.

El abogado de Bird, James W. Selden, sostuvo que su confesión firmada se había obtenido bajo coacción y, por tanto, era inadmisible. Pero el juez Edward D. Hodge no estuvo de acuerdo y admitió la confesión como prueba. El 26 de noviembre de 1947, después de deliberar durante sólo 35 minutos, el jurado declaró a Jake Bird culpable de asesinato en primer grado y recomendó la pena de muerte. El juez Hodge lo condenó a la horca en la Penitenciaría del Estado de Washington el 16 de enero de 1948.

Bird obtuvo un indulto de 60 días del gobernador Monrad C. Wallgren (1891-1961) al afirmar que podía aclarar al menos otros 44 asesinatos que cometió o en los que participó durante sus viajes por todo el país. Su confesión atrajo a una multitud de investigadores de todo el país para entrevistarlo en la penitenciaría estatal.

De estos 44 asesinatos, sólo 11 fueron fundamentados, pero él tenía suficiente conocimiento sobre los demás para ser el principal sospechoso. La policía de varios estados aprovechó la oportunidad para cerrar los libros de muchos de sus asesinatos sin resolver. En sus viajes, Bird asesinó a personas, en su mayoría mujeres, en Illinois, Kentucky, Nebraska, Oklahoma, Kansas, Dakota del Sur, Ohio, Florida, Wisconsin, Michigan, Iowa y Washington.

Mientras tanto, Bird apeló su condena ante la Corte Suprema del Estado de Washington, pero su petición de un nuevo juicio fue denegada. La Corte de Apelaciones y la Corte Suprema de Estados Unidos también rechazaron sus peticiones de un nuevo juicio. Una vez finalizado el proceso de apelación, se programó la ejecución de Bird para el 15 de julio de 1949.

El 14 de julio de 1947, el Supremo de Estados Unidos se negó a revisar la condena de Bird por tercera vez y el gobernador Arthur B. Langlie (1900-1966) decidió no interferir con la ejecución.

Finalmente, temprano en la mañana del viernes 15 de julio de 1949, Bird fue llevado desde su celda al nivel de la horca hasta la soga. A las 00:20, ante 125 espectadores, se abrió la trampilla de la horca y Jake Bird cayó cinco pies hasta su muerte. Después de 14 minutos, retiraron su cuerpo y el médico de la prisión, el Dr. Elmer Hill, lo declaró muerto.

Fue enterrado en una tumba anónima en el cementerio de la prisión, identificado únicamente como el convicto número 21520. Bird legó su fortuna personal de 6,15 dólares a Murray Taggart, el abogado de Walla Walla que presentó sus apelaciones.

Jake Bird fue el prisionero número 63 y el séptimo afroamericano ejecutado en el estado de Washington desde que se estableció la pena de muerte en 1904.


Jake pájaro

Jake Bird nació 'en algún lugar de Luisiana, donde no hay oficina de correos'. Vivió en este lugar hasta los 19 años, cuando pareció decidir que le gustaría probar en una ciudad con una oficina de correos.

Durante los siguientes años de su vida nunca se estableció por mucho tiempo en ningún lugar. Trabajó de todo, desde trabajador manual hasta 'bailarín gandy' en los ferrocarriles. Fue este tipo de trabajo el que fortaleció a Jake y también le permitió seguir moviéndose de ciudad en ciudad, siempre encontrando algo que hacer por dinero.

Los viajes de Bird terminaron el 30 de octubre de 1947, cuando fue arrestado en Tacoma, Washington. Parece que Jake estaba pasando por una calle cuando decidió divertirse un poco. Eligió la casa de Bertha Kludt, de 52 años. También en la casa estaba su hija adolescente, Beverly. Bueno, Jake dio la vuelta a la parte trasera de la casa y encontró un hacha.

Luego se quitó toda la ropa y se llevó el hacha a la casa. Supongo que la pobre señora Kludt y su hija se sorprendieron un poco al ver a un hombre negro desnudo corriendo por la casa blandiendo un hacha, y mostraron miedo gritando, lo que alertó a los vecinos que llamaron a la policía.

Sin embargo, la policía no fue lo suficientemente rápida, ya que cuando llegaron al lugar, Jake había matado a golpes a las dos damas Kludt con el hacha. Mientras caminaban por la casa, vieron a Bird caminando por el patio trasero con sus zapatos. Cuando vio a los agentes de policía, atacó a los policías con un cuchillo. Logró cortar a dos de ellos, pero fue dominado y golpeado hasta dejarlo inconsciente. Pasó los siguientes días en el hospital.

Cuando estuvo listo para hablar, Bird negó los cargos. Pero su postura pronto cambió cuando se supo que la policía había encontrado tejido cerebral en sus pantalones, y sería difícil explicar cómo llegó allí, por lo que admitió el crimen.

Ser un hombre negro acusado de matar blancos no ayudó mucho a su causa y Bird fue sentenciado a muerte. Sin embargo, parecía que Jake no estaba listo para partir todavía. Hizo algunos tratos y de alguna manera terminó retrasando la ejecución dos años, tiempo durante el cual contó sus numerosos crímenes a lo largo de su vida.

A partir de estas historias, era justo suponer que Bird estuvo involucrado en al menos 44 asesinatos. Bueno, al menos demostró suficiente conocimiento para ser considerado el principal sospechoso de tantos asesinatos. De estos 44, sólo once estaban fuera de toda duda. Ciertamente, Bird se había movido a lo largo de los años, había cometido un asesinato en Illinois, Kentucky, Nebraska, Kansas, Dakota del Sur, Ohio, Florida y Wisconsin.

Además de los 44 asesinatos, la policía creía que estaba involucrado en muchos más, pero estos podrían simplemente descartarse como policías que intentaban limpiar los libros de asesinatos sin resolver (como el de Henry Lee Lucas).

Parece que a Bird le gusta un tipo particular de víctima: las mujeres blancas. Le gustan especialmente las mujeres blancas que se encogen de miedo ante él. La mayoría fueron asesinados también con hacha o hacha.

La suerte y las confesiones de Jake Bird se acabaron el 15 de julio de 1949. Fue ahorcado en Walla Walla, en el estado de Washington.

Un poco interesante:

Mientras estaba en prisión, se informó que Jake Bird lanzó algunos 'maleficios' a sus compañeros de prisión. Un periódico local publicó historias sobre estos maleficios que eran muy temidos por los prisioneros, ya que algunos de los pájaros malditos terminaron muriendo. Obviamente todo esto es una tontería, pero es algo interesante.

El loco mundo del asesinato


pájaro, jake

Un vagabundo desarraigado, el gran Jake Bird les diría a las autoridades que nació el 14 de diciembre de 1901, 'en algún lugar de Luisiana donde no hay oficina de correos'.

Comenzó a vagar a los diecinueve años y nunca se estableció en ningún lugar por mucho tiempo, pasando gran parte de su tiempo como trabajador manual y 'bailarín gandy' en varios ferrocarriles. Era un trabajo agotador, pero fortaleció a Jake y lo mantuvo en movimiento, buscando objetivos humanos.

En el momento de su arresto en 1947, afirmaba que el número de cadáveres se acercaba a una víctima por cada año de su vida.

El 30 de octubre de 1947, Bird estaba merodeando por Tacoma, Washington, cuando se detuvo en la casa ocupada por Bertha Kludt, de 52 años, y su hija adolescente Beverly. Al encontrar un hacha en la leñera, Bird supuestamente se desnudó antes de irrumpir en la casa y matar a machetazos a ambas víctimas. Sus gritos agonizantes alertaron a los vecinos, y la policía apenas llegaba al lugar cuando Bird salió del patio trasero, con los zapatos en la mano. Al resistirse violentamente al arresto, cortó a dos agentes con un cuchillo antes de que finalmente lo golpearan hasta someterlo y lo arrastraran al hospital del condado para recibir tratamiento por diversas heridas.

Bajo custodia, Bird primero se declaró inocente y luego abandonó su postura cuando se encontraron sangre y tejido cerebral en sus pantalones. Condenado a muerte por los asesinatos, detuvo la ejecución durante casi dos años, deleitando a la policía con su conocimiento íntimo de 44 muertes en todo el país.

Al menos once crímenes se resolvieron gracias a las confesiones de Bird, empezando por el asesinato con hacha de dos mujeres en Evanston, Illinois, en 1942.

Se confirmaron otras víctimas en Louisville, Kentucky; Omaha, Nebraska; Ciudad de Kansas, Kansas; Sioux Falls, Dakota del Sur; Cleveland Ohio; Orlando Florida; y Portage, Wisconsin.

La policía de Houston sospechaba que Bird había asesinado allí a la señora Harry Richardson, y las autoridades de Chicago sentían curiosidad por un cuerpo pesado recuperado del lago Michigan, cinco millas al sur de Kenosha. Los detectives de Los Ángeles tenían los ojos puestos en Jake por asesinar a un joven negro y a un tendero judío, mientras que en la ciudad de Nueva York lo vincularon tentativamente con el robo y asesinato del dueño de una tienda de delicatessen. Los psiquiatras examinaron a Bird en la cárcel y lo etiquetaron de psicópata, obteniendo satisfacción al ver a las mujeres encogidas de terror.

En los casos verificados, la mayoría de sus víctimas eran mujeres, la mayoría eran blancas y la mayoría habían sido asesinadas con hachas o hachas en sus casas. (Bird también lanzó un 'maleficio' a varios enemigos desde prisión, y los periodistas informaron que aproximadamente media docena de ellos murieron posteriormente).

Inevitablemente, Jake se quedó sin historias y subió a la horca el 15 de julio de 1949 en la prisión estatal de Washington en Walla Walla.

Michael Newton - Una enciclopedia de asesinos en serie modernos - Cazando humanos


SEXO: M RAZA: B TIPO: N MOTIVO: Sexo.

FECHAS):

LUGAR: Estados Unidos a nivel nacional

VÍCTIMAS: 44 confesaron.

MO: Violador y asesino de mujeres durante los allanamientos de viviendas, a menudo utiliza un hacha.

Entradas Populares